Compartir

Tendría yo unos 15 años, MTV Latino llevaba un año de transmisiones, y la “M” de MUSIC se hacía notar en una programación que yo veía por horas y horas. Entre los muchos videoclips que se hicieron mis favoritos en aquellos días, una oscura fantasía darkie-industrial dirigida por Mark Romanek acaparó mi atención por años (aún me sigue pareciendo una obra de arte). “Closer” abrió un mundo de posibilidades para mi, que hasta esa fecha, sólo era un fanático de Depeche Mode tratando de respirar entre medio de tanta guitarra grunge.

The Downward Spiral”, el disco en el que viene esta interesante pieza cyborg de beats sellados al vacío y letra extremadamente carnal, es la primera piedra de una ruta en la que el Trent Reznor metalhead de “Broken” (su disco anterior: un flagrante coqueteo con el metal) se encamina hacia derroteros más suaves, electrónicos y experimentales. Los mismos que hace poco lo llevaron a hacer proyectos tan alejados del cuero negro y las tachas, como la banda sonora de “The Social Network”, junto a Atticus Ross.

No es necesario que sepas demasiado inglés para que la pesadumbre de sus líricas te demuela. Las segundas lecturas sobre sexo y religión flotan en cada una de las canciones. Lo interesante es que nunca pierde sustancia pop, pese a las capas de corroídos sonidos industriales. Y los lentos –realmente lentos- de esta pieza son sobrecogedores; casi como un remanso de desolación luego de que la guerra arrasara un espacio. “A Warm place”, si te pilla mal parado, puede gatillar la más pura depresión.

Dentro de las canciones brutales está “Big Man With A Gun”, que es una elegía a la testosterona desbocada, y los dos niveles de lectura que posee te aturden, siendo a la vez porno fálico y violento armamentismo, en lírica y arreglos que agreden durante económicos 1 minuto y 58 segundos.

Y bueno, está “Mr. Self Destruct”, “Heresy” (“Tu Dios está muerto y a nadie le importa. Si existe un infierno, te veré ahí”), “March of Pigs”… en fin. Los teclados, samplers y sintetizadores llevados a un nuevo escenario. Posiblemente una instalación de paisaje sonoro creada por una mente como H.R. Giger.

Cierro con “Hurt”. Debería ser la luz al final del tunel, pero no. No lo es. Es un epílogo tan expresivo, que hasta el Hombre de Negro, Johnny Cash, lo uso como un adelantado réquiem.

Ahora me toca a mi: Reseña por Oscar Hauyon, musico chileno y Periodista del Centro Cultural Municipal de Ovalle.

Nine Inch Nails – The Downward Spiral (1994)

Web | Facebook | Escuchar en Grooveshark 

01. Mr. Self Destruct
02. Piggy
03. Heresy
04. March Of The Pigs
05. Closer
06. Ruiner
07. The Becoming
08. I Do Not Want This
09. Big Man With A Gun
10. A Warm Place
11. Eraser
12. Reptile
13. The Downward Spiral
14. Hurt