Compartir

#LaLuchaEsHoy #05

Romina Zanellato (1984) es @romizanellato. Es periodista y colabora en varios medios. Hace el podcast Los Cartógrafos junto a Rosario Bléfari y Nahuel Ugazio. Hizo el blog #AmoInternet.

 

 

No, claro que no es una epidemia, es lo más normal del patriarcado. El otro día hablaba con mi hermano mientras tomábamos mate y me decía que para él eran enfermos, no hombres. Cuando entrás en el feminismo, lees y te capacitás, es difícil no contestar con toda la teoría que te da el cassette: no son enfermos, son sanos hijos del patriarcado. Pero intentémoslo. Ensayemos otra respuesta: es abuso de poder. Lo único que tienen es la fuerza del poder, o porque son jefes o porque son figuras relevantes que podrían decidir sobre el futuro de la víctima o porque tienen el poder que otorga la admiración de su víctima.

Lo más lindo de este momento en que vivimos es ver cómo el poder tiembla y se filtra. Desde Santiago Aysine, el cantante de Salta La Banca, el periodista espiritual Ari Paluch, el actor Kevin Spacey o el productor de Hollywood Harvey Weinstein. Todos con miedo. Y deberían.

Los tiempos cambiaron, amigos. Las mujeres ahora sabemos que juntas tenemos más poder que un hombre con un cargo ejecutivo, una banda de rock o una jefatura. Ya no es necesario sufrir en soledad. Y movimientos como #NiUnaMenos o el hashtag mundial de #MeToo desató la caída estrepitosa de la careta machista. ¿Quién se salva? El paradigma está cambiando y habrá quienes lo resientan y estaremos lxs que celebremos esto.

Parece un chiste pero hay que educar en que el sí es un sí y el no es un no. Luego de que todxs estemos de acuerdo en esto vendrá la siguiente discusión que nos debemos dar: cómo cambian las relaciones de pareja cuando el poder está equilibrado en relación al deseo de cada unx; cómo acercarse a la persona deseada y vivir la seducción desde un lugar saludable; cómo se modifica la conquista cuando todxs estamos empoderados, somos independientes y amantes.

¿Qué les pasa a los hombres cuando no controlan toda la situación, cuando no son los cazadores, cuando tienen enfrente una mujer, un varón deseante, autónomo, libre? ¿Qué nos pasa a las mujeres cuando sentimos que podemos ir adelante con nuestro deseo, que tenemos que ser nosotras las que avancemos?

Podemos pensar todo esto, podemos debatirlo con nuestros amigxs, teorizar, leer buenos ensayos al respecto, pero siempre partiendo de la base de que la reciprocidad y el consentimiento es la salud. Nadie más debe soportar un abuso. El amor, cuando es hermoso y vigoroso, es mutuo. El sexo también.

Hay una canción que cantamos las mujeres en la calle que es nuestro himno. Que suene en todos lados: “poder, poder/ poder popular/ y ahora que estamos juntas / ahora que si nos ven / abajo el patriarcado se va a caer, se va a caer”.