Compartir

Después del simple “Para mí es muy normal” que estrenamos en exclusiva en diciembre pasado, Abducidos sigue adelantando su nuevo disco, cuyo lanzamiento está planeado para algún momento de este 2018.

El nuevo simple, también de tres canciones, se titula “Alumno irregular” y fue producido por el grupo junto a Carlos Shaw en el tema que da nombre al lanzamiento y junto a Sebastián Mondragón en los otros dos temas (“Padua” y “Luces“). Ya está disponible en múltiples plataformas de streaming, editado por Fuego Amigo Discos.

El simple viene acompañado del video oficial de “Alumno irregular“, realizado por Tremenda Producciones y que nos muestra a un grupo de estudiantes bastantes despreocupados:

Sobre la canción, el cantante y compositor Marcelo Gómez cuenta:

“Hace más de un año, yo vivía en una casa en el centro de Ituzaingó, no la actual, que estaba pegada al consejo escolar del distrito, ese lugar donde generalmente en febrero es un quilombo de maestros, docentes y planillas para ver en qué lugar les toca trabajar, etc… Muchas veces las colas, con sus discusiones y líos llegaban hasta la puerta de mi casa, donde dejaban todo tipo de rastros, plantas rotas, vasos, puchos, pero un día al mediodía, yo volvía de repartir y llegué a mi casa con le pretensión de entrar al garage con la camioneta, pero me era imposible, en la puerta había un revuelo, literalmente me ningunearon y tuve que bajar a pedir permiso para entrar a mi casa, fui ninguneado de nuevo y tuve que estacionar a un lado y acercarme a la escena. Era como si dos personajes de Gasalla se estuviesen peleando a las puteadas, como que una le reclamaba a la otra por unas horas que le quitó y la otra le decía, vos que pasaste parte enfermo en tal colegio para tomar horas en otro, etcétera, era como están acusando a Judas. Ambos desastres, y todo lo que veía era decepcionante. A todo esto un chiquito de unos 10 u 11 años, con guardapolvo, el pelo prolijo y la valija llena de libros, manuales y esperanzas, que estaba al lado mío me dice, “pensar que estas van a ser mi maestras y son impresentables”. En ese momento creo que él era yo, y escribí ese mismo día la letra de un tirón, desde el lugar de ese alumno decepcionado, yo era así de chico, curioso y ávido de aprender, alguien que de alguna manera pretende dejar una huella, lleno de convicciones y errores. Con esto van a entender mejor la letra y la historia de la canción, la base de la música está entre Lennon y “The Boy With the Thorn in His Side” de mis amados Smiths, el resto es la banda haciendo lo que ellos saben”.