La-paz-santiago-loza Terminó la edición número 15 del Bafici con el condimento final de todo festival de cine que se precie: la premiación. Esta vez las competencias fueron seis (a las centrales internacional y nacional se sumó “Vanguardia y género”), reuniendo un total de 19 categorías que repasamos a continuación. Dentro de la competencia internacional se encuentran premios claves y una lista de películas que se convierten en un must del cinéfilo que gusta del cine independiente. El premio mayor a mejor película se lo llevó Berberian Sound Studio (de Peter Strickland, Gran Bretaña), una película que aborda el tema del sonido en el séptimo arte desde el punto de vista de un ingeniero de sonido inglés que llega a Italia a trabajar de lo suyo. La argentina Viola (de Matías Piñeiro) se llevó el singular premio de Mejores actrices, ya que fue premiado el elenco femenino entero: María Villar, Agustina Muñoz, Elisa Carricajo y Romina Paula. El premio de Mejor actor fue para Francesco Carril por su labor en Los Ilusos (de Jonás Trueba, España), mientras que Mejor director fue Matt Potterfield por I Used to be Darker (Estados Unidos). La lista de ganadores se completa con el Premio especial del Jurado para Leones (de Jazmín López, Argentina) y la Mención especial para Playback (de Antoine Cattin y Pavel Kostomarov, de Suiza). En la Competencia nacional se entregaron tres premios, siendo el más importante (Mejor película) para La Paz (foto de esta nota), el último film del cordobés Santiago Loza. Una premiación sin muchas sorpresas, sino más bien un digno reconocimiento a Loza, posiblemente uno de los cineastas más importantes que ha dado esta provincia y que hoy le toca recibir este premio de la mano de una película que nos muestra el proceso de introspección de un joven que viene de una crisis psicótica. El premio a la dirección fue para Raúl Perrone por P3ND3J05, cinta que sigue la vida de algunos skaters. La premiación se completó con la Mención especial para El loro y el cisne de Alejo Moguillansky. La nueva competencia bautizada Vanguardia y género también incluyó tres premios. El Gran Premio fue para Arraianos (de Eloy Enciso, España), un retrato de un pueblo español que se encuentra en un bosque al límite con Portugal, con un estilo de vida que sorprende y llama a la reflexión, situacion que Enciso  lleva al extremo de una manera poética y a la vez llevadera. El Mejor largometraje fue para Joven y alocada (de Marialy Rivas, Chile), mientras que el Mejor cortometraje se lo quedó A Story for the Modlins (de Sergio Oskman, España). La Competencia de derechos humanos tuvo como ganadores a Materia Oscura (de Massimo D’Anolfi y Martina Parenti, Italia) como Mejor película y a My Afghanistan, Life in the Forbidden Zone (Nagieb Khaja, Dinamarca) como Mención especial. Los cortometrajes tienen sus propios ganadores y se quedaron en Argentina: el Primer Premio fue para 9 Vacunas (de Iair Said), mientras que el Segundo premio para Yo y Maru 2012 (Juan Renau). Las menciones especiales fueron para La mujer perseguida (Jerónimo Quevedo) y Un sueño recurrente (Santiago Esteves). Finalmente, los Premios del público: Ramón Ayala (de Marcos López, Argentina) fue elegida como Mejor película argentina y Rodencia y el diente de la princesa (de David Bisbano, Argentina) el Mejor filme del Baficito, ese espacio para los más pequeños y que tuvo muchísimos espectadores. Muchos títulos para agregar a la lista de películas para ver y muchos nuevos nombres para empezar a prestar atención dentro del panorama del cine independiente. Como cada año.