Compartir

Dentro de la vorágine actual de series sobre médicos, sobrenaturales, asesinos, nerds cantantes, etc. nos encontramos con la singular obra de Jonathan Ames para HBO, Bored to Death (2009-2010) que cuenta las peripecias de Jonathan Ames (sí, el creador le puso su mismo nombre al protagonista) interpretado por Jason Schwartzman, un escritor que ha escrito una sola novela y que ahora se encuentra bloqueado. Luego del abandono de su novia, Suzanne (Olivia Thirlby), por fumar demasiada marihuana y beber demasiado vino blanco, decide publicar un anuncio en Craigslist ofreciendo sus servicios como detective privado. Acompañado de su amigo Ray (Zack Galifianakis), un dibujante de comics y de su mentor George (Ted Danson), editor de la revista “Edition”, veremos al personaje transitar por los acontecimientos más graciosos y patéticos. En esta serie se utilizan como ejes el relato la vida de lo que podríamos llamar un antihéroe y el estereotipo de los comúnmente llamados escritores malditos. Todo esto reunido para darnos una comedia diez puntos. Jonathan vive de esta manera un tanto etérea, con su autoestima siempre baja, con actitudes neuróticas (que nos recuerdan por supuesto al genial Woody Allen) pero con un tono cómico-patético; de todas las situaciones sale airoso, los casos a los que se enfrenta como detective también son sorteados de manera cuasi azarosa, con la dosis de buena suerte que lo caracteriza. Sus amigos Ray y George (quienes no cumplen un papel menor) no dejan de adherir a este estilo de vida un tanto esnobista y tal vez sin sentido. Los tres pasan sus días como al margen de lo “real”, caracterizándose como personajes sumamente románticos. Charles Bukowski y Henry Miller son, ambos, figuras muy presentes en los estereotipos que se ponen en juego, para crear a este trío de decadentes. Por otro lado hay un trabajo muy interesante en cuanto a la construcción de cada caso al que se enfrenta Jonathan: siempre son sumamente singulares, con personajes a la par. Llegaremos a ver, incluso a una “chica-elfa” y al mismísimo Jim Jarmusch actuando de sí mismo. Todo construido desde este retrato de la realidad “no tan real”, donde todo parece extraído directamente de una novela. Este aspecto, entre otros, nos hace notar la representación del eterno adolescente que hay en cada personaje. La imposibilidad de mantener durante un tiempo prolongado lo que comienzan, el poco compromiso, consumidores acérrimos de marihuana, todos esquivando el mundo laboral, nos traen una visión bastante común, trillada y cinematográfica del artista: el eterno púber que intenta esquivar las instituciones y su inmersión en ellas y que parece vivir en una de sus novelas. Asimismo, las reacciones que tienen ante situaciones que cualquiera juzgaría trágicas son desconcertantes. Parecen vivir siempre al límite, pero el humor, y la poca conciencia los salva. El hecho de vivir en esta burbuja romántico literaria, sostenida entre los tres, es lo que, muy inteligentemente el creador convirtió en una verdadera comedia, siendo lo patético y lo burlesco su característica más marcada. Ya desde el momento en que Jonathan decide convertirse en detective privado a partir de las lecturas de Raymond Chandler vemos este intento de escape mediante la ficción. Por supuesto que no se deja de lado la caracterización de este medio snob en el que se mueven estos tres personajes: la competencia literaria, el intento de construcción de una figura del intelectual tipo, los contactos, la fama, etc., son los elementos que más se tocan y se profundizan. La serie consta de dos temporadas hasta el momento, de ocho capítulos cada una. Realmente se torna atrapante la historia de este trío tan singular que recorren las calles de Nueva York con sus peripecias quijotescas. Y sería una injusticia no destacar las ilustres actuaciones de quienes encarnan a estos neuróticos amigos, sobre todo Danson que, en el personaje de George se dedica a desconcertarnos permanentemente. Resulta muy fácil encariñarse y muy difícil no poderse encontrar en estos eternos niños. Al fin y al cabo, ¿Quién no quiere vivir en una ficción? http://youtu.be/vEM5B4P8PIg