As boas maneiras

Juliana Rojas & Marco Dutra – Sección: Competencia internacional

Esta película quizás sea la sorpresa más grata dentro de la competencia internacional del festival, es una total curiosidad por su diversidad, por sus cambios en el tono, así como en su temática y sus idas y venidas entre varios géneros. Lo que podría comenzar como una película dramática sobre la diferencia entre clases sociales, las oportunidades de trabajo en las grandes ciudades o los prejuicios raciales deviene en un thriller más psicológico, su atmósfera empieza a ponerse más densa, más oscura y todo se enrarece al nivel de El bebé de Rosemary de Roman Polanski. La película comienza con Clara, una mujer que busca trabajo como niñera (se entera luego de asistir a la entrevista que el bebé aún no nació) en la casa de una adinerada mujer llamada Ana, hasta que extrañas cosas comienzan a suceder y la relación entre ellas vira de forma inesperada. Las fuerzas oscuras que intervienen en su relación, lo que las acerca más aún al punto de tener una relación de pareja, también comienzan a distanciarlas, a que una sienta miedo de la otra. Luego de que estos hechos sucedan (en la enormidad de la ciudad de San Pablo, retratada con una fotografía impecable) el film cambiará nuevamente de dirección para tomar una atmósfera más fantástica. Es así como este film no pasará desapercibido y sorprenderá con sus giros e idas y venidas muy bien logradas que siempre mantendrán las expectativas de que algo nuevo suceda. – Luis Mendoza

Isla de perros

Wes Anderson – Sección: Clausura

Wes Anderson regresa al stop motion de Fantastic Mr. Fox, pero ahora para contar una fábula canina que trasciende el mero guiño de su humor y roza cuestiones sociopolíticas como quizás nunca antes. El director de Los excéntricos Tenembaums ya tiene su firma que puede meterla en cualquier parte, hasta incluso en un basurero gigante que es la isla de montones de perros exiliados. Este paraíso distópico esconde una profunda belleza bajo tanta basura y su lujo no está sólo en la paleta de colores, sino en cada encuadre y en pequeños detalles que pasan desapercibidos por otros tipos de velocidades. Wes Anderson no quiere dejar nada afuera y hace una película que lejos está de ser una película para niños, con diálogos cargados de contenido y chistes que te quiebran media sonrisa. Cualquier fan del director va a saber extraer cada elemento propio de su universo, cada ítem del dogma Anderson está presente y es más arriesgada que su animación anterior. Esto va a encantarle a tantos espectadores, como también generar fastidio en aquellos que hagan una lectura más radical. – Juampa Barbero

Les faux tatouages

Pascal Plante – Sección: Competencia internacional

Les faux tatouages recorre una pequeña historia de amor entre una chica y un chico, la clásica del romance adolescente. Pero no queda ahí, sino de lo que se adorna la historia es de aquellos momentos fugaces donde la sencillez de unas risas se ganan el lugar, esos pequeños destellos de juventud que son toda la película. Esta nueva película del director canadiense también tiene mucho para dar en lo musical, ya que hay escenas filmadas clandestinamente en recitales, como también se promulga una filosofía punk estampadas en remeras. Todo esto da cierto contexto a un film que puede sonar una caída directa al cliché, pero Les faux tatouages justamente hace pequeños quiebres y cambia la dirección para no tener que contar de más, para no acudir a lo innecesario, y quedarse en la potencia de los espontáneo que hace crecer la narración con mucha fluidez y belleza. – Juampa Barbero

When She Runs

Robert Machoian & Rodrigo Ojeda-Beck – Sección: Competencia internacional

Kirstin quiere ser corredora profesional y eso es algo que obviamente le demandará diversos sacrificios tanto físicos como mentales. When She Runs es un pequeño drama deportivo (pequeño porque no se arriesga demasiado, porque sus actuaciones son sobrias, quizás demasiado medidas y hace agua en diversas partes del film o no es capaz de suplir todas nuestras expectativas). La película de Machoian y Ojeda-Beck se construye sobre pequeñas acciones o momentos bastante simples que muestras a Kirstin entrenando, vendiendo helados en un pequeño puesto, peleando con su pareja porque quiere obligarla a comer cuando ella debe seguir una dieta estricta, cuidando a su pequeño hijo o a punto de entrar en una especie de colapso. Entonces la historia va aumentando su tensión y nos mantiene atentos a que podría llegar a suceder, siempre aguardando como objetivo final a la tan esperada carrera. Todas estas situaciones le imprimen cierta tensión al film que hace que pensemos que Kirstin puede tomar dos caminos, uno más drástico que el otro: o continuar con su rutina y coronarse como una campeona o abandonarlo absolutamente todo. – Luis Mendoza