Si nos ponemos a ver detenidamente las películas más taquilleras de la historia del cine, seguramente encontraremos similitudes en cuanto a la narración, a sus personajes principales y en la historia misma. Esto no es casual y un estudio científico de la Universidad de Birmingham lo ha demostrado. Hay miles de frases trilladas sobre la clave del éxito y, efectivamente, en lo que a cine respecta, tenemos algunos datos que pueden ayudarte a crear una historia que resulte en un film taquillero.

Luego de analizar 6.147 guiones, filtrarlos a través de diferentes algoritmos y clasificar los films en 6 categorías distintas en base a sus arcos dramáticos; el equipo de investigación llegó a la conclusión que la forma más efectiva para un film exitoso es el arco llamado Man in a Hole Arc, “Hombre en el pozo” podríamos decir en español.

Los seis arcos utilizados para categorizar los film analizados se basan en los utilizados por la literatura y tienen que ver con la trayectoria del héroe: “De la Pobreza a la Riqueza”, donde en la historia el aumento emocional es continuo (por ejemplo en Sueños de libertad). “De la Riqueza a la Pobreza”, donde las emociones van en picada a través de la historia (Psicosis). “Hombre en un Hoyo”, que se refiere a una caída seguida de un aumento dramático (El Padrino). “Ícaro” es lo contrario, un aumento de emociones seguido de una caída (Nido de Ratas). “Cenicienta” es cuando hay un aumento, luego una caída y luego otra vez un aumento (Babe, El Puerquito Valiente). En “Edipo” vemos que la historia empieza en caída, luego sube y luego vuelve a caer (Todo Sobre Mi Madre).

Aparentemente la categoría “Man in a hole” (Hombre en un hoyo) no es exitosa porque genere películas que gusten sino porque produce films que dan que hablar. Si bien ya teníamos una idea de por qué El padrino, entre otras, es una gran película, ahora tenemos datos científicos que lo demuestran.

La directora del equipo de investigación, Ganna Pogrebna, que llevó a cabo este interesante estudio, asegura:

“Podría ser un cambio en el juego tanto para los productores de cine como para el público. Sabemos que cuando hablamos de producción de películas, nos estamos refiriendo a un pequeño grupo de personas que toman básicamente todas las decisiones de los espectadores. Para nuestra investigación, básicamente, estábamos tratando de escuchar al espectador, para ver lo que realmente quieren”.