Marvel y FOX se han convertido en ejemplo de inclusión LGBT con su más reciente film Deadpool 2. La secuela, al igual que la uno, relata las aventuras de un superhéroe poco ortodoxo, que cada vez pone más en jaque las nociones de héroe como siempre las hemos concebido. No sólo porque no es de lo más valiente o porque sus habilidades no son de lo más loable, sino porque su sexualidad es altamente diversa. Han sido los mismos creadores de la primera entrega de Deadpool, Fabian Nicieza y Tim Miller, quienes han definido al personaje como pansexual. Puede ser hetero y luego gay, no representa a ningún sexo y representa a todos los sexos, es el “epítome de la inclusión”.

Pero esto no es todo, ya que para la segunda entrega de este film se ha incluido otro personaje queer en la historia: Negasonic Teenage Warhead. Ella es una mutante, proveniente del universo X-Men, que sólo cumple un rol secundario en Deadpool 2, pero su aparición es bastante significativa. La heroína aparece en algunas escenas claves del film y en una de ellas le presenta a Deadpool su novia Yukio, sin dejar nada librado a la interpretación de los espectadores.

Esta sería la primera vez que Marvel decide actualizarse e incluir personajes queer, ya que ni en su más reciente Black Panther había elegido hacerlo. Es también un paso adelante presentar la diversidad sexual de manera explícita y sin grises como sucede en Solo: A Star Wars Story, donde el personaje Lando Calrissian se supone pansexual pero no está claramente expresado en el film.

Marvel y FOX han descubierto que no es tan difícil incorporar la diversidad real del mundo de allá afuera, que la gente queer también puede ser superhéroe y superheroína.