Llegó a los cines de nuestro país Disobedience, mejor conocida por estas latitudes como Desobediencia, el primer largometraje de habla inglesa del aclamado director chileno Sebastián Lelio.

Luego de ganar el Oscar a Mejor Película de Lengua Extranjera con su cinta Una mujer fantástica, Lelio se puso al frente de esta producción escrita por él mismo junto a la inglesa Rebecca Lenkiewicz y basada en la novela homónima creada por la novelista Naomi Alderman.

Estrenada originalmente el 10 de septiembre del año pasado en el Toronto International Film Festival donde cosechó muchos elogios, Disobedience es protagonizada por Rachel Weisz, Rachel McAdams y Alessandro Nivola.

Con respecto a su trama narrativa, esta película producida por Frida Torresblanco (Pan’s Labyrinth, Rudo y Cursi), Ed Guiney (Room) y la propia Weisz, quien debutó en este rol, cuenta la historia del viaje de regreso de Ronit Krushka (Weisz), una fotógrafa radicada en Nueva York, a Hendon, el barrio judío del noroeste Londres en el que se crió, tras la muerte de su padre, un importante rabino.

Al regresar al lugar que la vio nacer, Ronit vuelve a reunirse con Esti Kuperman (Rachel McAdams), una amiga de la infancia que decidió quedarse en el barrio y casarse con Dovid (Alessandro Nivola), el heredero natural de la comunidad religiosa local.

Lo que a primera instancia podría parecer un simple reencuentro entre ambas termina convirtiéndose en la leña que lograr reavivar la llama de un viejo amor que, a pesar del tiempo y la distancia, nunca dejó de arder, transformando así a la relación entre Ronit, Esti y Dovid en un triángulo de sentimientos prohibidos dentro de una comunidad religiosa ortodoxa.