No resulta muy fácil mantener algunos secretos en la era de los smartphones, eso es además de cierto es bastante preocupante en el caso de la mega-producciones cinematográficas, en las cuales se invierten millones de dólares y cualquier información que se filtre sobre su trama puede afectar el rendimiento en taquilla.

Pues bien, ante ese panorama, todo parece indicar que el equipo de producción de la próxima entrega de la saga de Star Wars, es decir, el Episodio IX, optó por la utilización de teléfonos móviles de décadas pasadas. Sí, modelos como el recordado Nokia 1100 y similares. Todo para evitar grabaciones indeseadas que puedan salir a la luz antes de tiempo.

Todo ello parece ser confirmado con la publicación que compartió ayer la actriz Victoria Mahoney en su perfil de Twitter y que luego fue borrada, pero en todo caso alcanzó a ser tomada en cuenta por la prensa especializada.

Aunque esta estrategia no ha sido anunciada de forma oficial por los productores de esta película, parece apenas lógico que quieran por todos los medios preservar la intimidad del set de filmación que recién empieza y que está siendo dirigida por el cineasta J.J. Abrams.

Dentro de su elenco, podemos contar además a Daisy Ridley en el papel de Rey, John Boyega como Finn, Oscar Isaac en la piel de Poe Dameron, Adam Driver en el rol de Kylo Ren y Billy Dee Williams como Lando Calrissian. De cualquier forma, deseamos que esta cinta tenga mejor suerte que la entrega de Han Solo.