Compartir

Es una película de terror dirigida por James Wan, conocido por dirigir Saw 1 (solo la uno). El argumento consiste en que una pareja y sus tres hijos se mudan a una vieja casa en donde Dalton, el hijo pequeño, sufre un accidente y cae en coma, y así empezarán a producirse extraños sucesos y la familia se verá envuelta en una serie de fenómenos sobrenaturales. Okey, es fácil caer en el cliché de desmerecer o criticar negativamente esta película basándose en cuestiones tales como: “argumentos que ya hemos visto” “los actores son estúpidos” “el villano principal no me asusta” y otro tipo de tontos argumentos que los amantes del mainstream hollywoodense o pochoclero suelen hacer. Por eso, si sos parte de ese público, y tu película de terror favorita o que mas te asustó fue “actividad paranormal” y afirmas que la única buena película de terror es el exorcista. Esta no es tu película. Directamente no la veas y te ahorraras tiempo en tu vida, y saliva a la hora de hablar de la misma. Mas allá de las superfluas apreciaciones y el increíble parentesco con Poltergeist, se pueden rescatar algunos ingredientes del film que este director utilizó para convertirlo en brillante. Por empezar, se retoman muchos recursos del terror clásico, como por ejemplo una banda sonora sublime, con violines e instrumentos desafinados que generaran una tensión esplendida. Asi como también una buena utilización de los clichés terroríficos tales como puertas crujientes, ancianas diabólicas y gemelas malditas. Los colores son algo que me llamó la atención. Últimamente se crea una atmosfera azul para todas las películas de terror. Este auge viene de la mano con todos estos últimos remakes que surgieron a partir del año 2000. La película se sucede en dos mundos: El de los vivos y el de los muertos. En este caso, los colores del primer mundo son más bien cálidos, asemejándose a las películas de los 80 e incluso a las producciones del cine de drama, logrando asi muchísimo más realismo para luego crear un ambiente fantasmagórico y totalmente oscuro en la segunda parte del film. Es muy valorable también la utilización de escenografías que remiten a una obra de teatro, y fantasmas maquillados, dejando de lado las animaciones por computadora que tanto arruinan los films si no son bien resueltos. En conclusión, Insidiuos “la noche del demonio” logra provocar algunos sustos, crea un refugio para los amantes del genero de terror ochentero, Y se hace realmente entretenida. Lo mejor: La música, los maquillajes, el ridículo y bizarro villano, los guiños con el cine de terror clásico, y que logra provocar algunos sustos. Lo peor: El argumento es muy predecible y algunos de los fantasmas son bastante innecesarios, quitándole genialidad al film.