Compartir

En el año 2011, Lars Von Trier fue declarado persona non grata por el Festival de Cine de Cannes después de haber manifestado públicamente simpatía por Adolf Hitler, pero, tras siete años de destierro, es posible que el cineasta danés vuelva a formar parte del evento.

En un reciente diálogo con la radio francesa Europe 1, el director del festival, Thierry Frémaux, confesó haber estado conversando con Von Trier sobre su más reciente largometraje, The House That Jack Built. Este podría ser uno de los proyectos que se sumen al prestigioso certamen en los próximos días.

Cuando los conductores del programa le consultaron a Frémaux si eso significaba que estaba asegurando la vuelta de Von Trier a Cannes, el organizador se limitó a decir: “De alguna manera lo hice”.

El nacido en los suburbios al norte de Copenhague empezó a ser mal visto en el festival luego de una conferencia de prensa sobre el film Melancholia, el cual estaba nominado al premio Palme d’Or. En aquella oportunidad, Von Trier se pasó de gracioso, diciendo: “Entiendo a Hitler. Claro que pienso que hizo cosas malas, pero […] creo que entiendo al tipo. No es lo que llamaríamos ‘un buen hombre’, pero entiendo mucho sobre él y simpatizo con él” y llegando al punto de manifestar “Ok, soy un nazi”.

Por su parte, The House That Jack Built, la película que podría valerle un ticket de regreso a Cannes al director está protagonizada por Matt Dillon y relata los crímenes de un asesino serial a lo largo de un periodo de 12 años. De acuerdo con un reportaje que el danés le otorgó al medio The Hollywood Reporter, la cinta contiene “escenas de extrema brutalidad y violencia”.