Compartir

Inspirada por la lucha contra el cáncer de ovarios de su progenitora, la actriz ganadora del Oscar se tomó como personal el caso de Gemma Nuttall, una joven mujer de 28 años que fue diagnosticada con aquel mismo tipo de cáncer que la madre de la artista y que, en este caso también es mamá y estaba además en estado de gestación cuando le fue detectada la grave enfermedad. Tal y como fue comentado en This Morning, le salvaron la vida a la a Nuttall cuando los médicos habían abandonado toda esperanza debido a que Gemma se negaba a hacerse un tratamiento tradicional que pudiese poner en riesgo la vida de su futuro hijo. Según ella misma comenta, le habían dado 12 meses de vida como máximo.

Sucedió entonces que Nuttall se hizo una página para recaudar fondos para un tratamiento alternativo en una clínica alemana que se trataba de sesiones de inmunoterapia y que costaría cerca de $100.000 dólares. Fue allí cuando Kate Winslet tomó conocimiento de su situación y llamó a su gran amigo Leonardo DiCaprio para que le sirviese de aliado para colectar ese dinero.

Al respecto de la decisión por ayudar a Gemma en su batalla, Kate comentó:

“Mi propia madre está muy, muy enferma, y pensé que estaría increíblemente orgullosa si pudiese hacer esto por alguien más, por una madre más joven”.

Cuando Winslet telefoneó a Leo, él le propuso que unieran esfuerzos con su propia fundación y que ofrecieran una cena con “Jack y Rose”, los personajes de Titanic, para lograr obtener el dinero. El resultado final fue que consiguieron un total de un millón trescientos mil dólares con los que no solo pudieron costear el tratamiento de Gemma y salvar su vida, sino que también destinaron ese dinero a otras causas medioambientales, así como Kate comenzará un nuevo proyecto que busca salvar vidas de más pacientes de cáncer.

Kate mencionó lo siguiente acerca de esta hermosa experiencia:

“Ya estoy en condiciones de establecer otra fundación -la cual Gemma me ayudará a presidir- que específicamente ayude a otros individuos que estén en la misma posición que ella estuvo. Así que, muchas cosas buenas han salido de esta memorable situación. Quiero decir. Mírenla. Es tan hermosa. Está viva. Ya no tiene cáncer. Esto es más que increíble. Me siento muy bendecida por haber podido ayudar.”

Gemma Nuttall y su hija