Compartir

Aquellos que crecieron viendo las películas de Harry Potter y siempre desearon tomar la famosa Cerveza de Mantequilla o Butterbeer ahora pueden hacerlo yendo a su Starbucks más cercano, ya que, según informa el Wales Online, hay una forma de degustar el brebaje del mundo mágico siempre y cuando se lo pida correctamente (el informe no especifica una delimitación geográfica).

En la cadena de cafeterías podremos realizar dos versiones de la Butterbeer: Latte y Frappuccino.

Si queremos saborear una taza Grande de la primera, debemos pedir leche vaporizada con dos medidas de espresso, dos medidas de jarabe de caramelo, tres medidas de jarabe de nuez caramelizada y tres medidas de canela dulce. Para finalizar el trago, hay que cubrirlo con crema batida y espolvorear migas de caramelo. De consumir esto, uno estaría ingiriendo cerca de 402 calorías y 58 gramos de azúcar, lo cual equivale a 14,5 cucharaditas de té.

Por otro lado, en vez del Latte, uno puede ordenar la opción Frappuccino, la cual es más relajada, pero igual de empalagosa, ya que un vaso Grande consiste en Frappuccino Creme mezclado con tres medidas de jarabe de caramelo y tres medidas de jarabe de nuez caramelizada. Para hacer que la bebida sea un poco más picante, se puede agregar una medida de jarabe de canela y una pizca de canela encima. Al ingerir esta versión, uno estaría incorporando a su cuerpo 430 calorías y alrededor de 66 gramos de azúcar, cantidad similar a la que hay en seis donas glaseadas.