Compartir

Envuelto en una búsqueda de creación y expresión personal, Gabriel Kerman, pródigo guitarrista del sexteto Sambara, lanza su primer material solista.

Su capacidad compositiva, atada a fuertes vivencias personales, concluyó en la necesidad de reservar ciertos temas —que podrían tal vez haber sido parte de la banda que hoy es su proyecto principal— para ser grabados bajo su nombre de nacimiento. Una identidad propia, la necesidad de poner voz a ciertos encuentros que eran solo suyos para contar, derivó en un EP que lo tiene en solitario en el arte de tapa. Allí lo vemos reflexivo, introspectivo pero a la vez abierto, dispuesto a ser atravesado por quienes queramos escucharlo.

La característica principal de este corta duración es la transparencia. Si bien no fueron compuestas inicialmente para formar un EP, Gabriel afirma que todas las canciones nacieron de un proceso de ensueño y notó que estaban entrelazadas unas con otras. El azul, color que lo remite a la meditación, completó el título de la placa. Por esto se asoció con la talentosa fotógrafa Rocío Frigerio, quien hizo justicia a este debut buscando la captura de una cosa: la esencia de una artista.

Un trabajo largo y difuso tomó una recta final muy clara y Kerman pudo cumplir su sueño: sacar un disco propio. Les invito a escucharlo:

La presentación de Sueño Azul es en Ladran Sancho (Guardia Vieja 3811) el jueves 9 de noviembre. La banda la completan Julián Malosetti, Guido Tollio, Franco Giacunta y Bruno Levin.