Compartir
Foto: Bandcamp de Mene

Campo cercano (2015) es el primer disco solista de Mene Savasta Alsina, conocida simplemente como Mene. Es un caso particular de disco debut ya que su carrera artística viene conformada por una extensa labor en el ámbito de las artes electrónicas (instalaciones, curaduría, entre otras) y una larga data de participaciones en la escena musical (formó parte de El Tronador, Operadora y colaboró con artistas de la talla de Marina Fagés, Fernando Kabusacki y Shaman y Los Pilares de la Creación, entre otros).

Hay un ida y vuelta, una especie de juego con el oyente que atraviesa al disco horizontalmente y es la invitación que se nos hace desde un principio a formar parte del campo cercano de Mene. Desde el primer momento, las grabaciones de campo (registros de sonido ambiente en distintas situaciones) se funden casi naturalmente con las melodías melancólicas de los primeros minutos que a partir del tercer track empiezan a dar paso a un costado más electrónico con movimientos rítmicos más marcados y una línea vocal fluctuante que se acerca a un mantra. Es casi hacia la mitad del disco cuando nos encontramos con algunos de los puntos más fuertes de la obra: la solidez vocal de la compositora desplegada sobre una melodía dulce apoyada en sintetizadores de finísimos arreglos puntillistas (“Dame de beber”); una percusión electrónica nos acerca a una cadencia de cuasi chacarera para explotar en un estribillo intimista de una fuerza arrolladora (“La felicidad”); los paisajes más instrumentales teñidos de una gran versatilidad tímbrica de los sintetizadores (“Conjuro electromagnético”, “La órbita alrededor”, “Películas”) para darle un cierre de melancólico optimismo en “Mañana” (“Llora lágrimas de amor/yo las secaré./Todo será mejor/cuidaré de ti/mañana sonreirás”).

En diálogo con su creadora, confiesa haberlo compuesto tras una suerte de premisa de “un disco para escuchar en soledad”, aspecto notable por un ambiente íntimo fuertemente presente, tanto por el contenido de las letras como por la exploración que se dispone a realizar. La búsqueda en materia de género oscila entre melodías de impronta pop y electrónicos ritmos galopantes, tanto así como momentos de introspección instrumental, todo pasado por un filtro experimental, momentos en los que Mene despliega las ya mencionadas grabaciones de campo para añadir una cuota de cercanía, dándonos el pie para re-pensar y configurar nuestro propio campo cercano.