Foto: Facebook de Penthouse

De las cenizas de Super 8 y Motorama, grupos que para quienes siempre estuvimos en eso de buscar el sonido nuevo que yace en las alcantarillas perfumadas (y no tanto) de Montevideo, han quedado en nuestro recuerdo, en tiempos de Dinamo por X FM, Perdidos en la noche y Sanguinetti, nace en 2004 Penthouse.

Supieron hacer su recorrido por el Montevideo alejado de las grandes luminarias hasta desaparecer en 2007, épocas de auge y mega profesionalización del nuevo rock uruguayo de mitad de primer década de un joven y vertiginoso siglo XXI (entiéndase era Pilsen Rock) donde quienes no se subieron al tren del gran negocio, se mantuvieron apenas con vida o se extinguieron, tiempos poco felices para el under de nuestra ciudad.

A 10 años de todo esto, La Belleza Siempre Pierde marca su regreso, con un conjunto de seis temas que más allá de todo sonido, cover de Elvis mediante, este, su segundo disco de estudio (luego de su homónimo debut de 2004) parece ser la excusa perfecta para retomar la ruta que hace poco más de una década comenzarán a transitar y que genera muchas expectativas para lo que venga de acá en más. Con una formación actual integrada por Mauricio Rey (guitarra, voz y coros), Federico Requena (bajo y coros) y Alejandro Giménez (batería y coros), la consigna parece ser celebrar la canción, nada menor, porque en definitiva serán ellas las que salven a este mundo de su agonía. ¿De qué manera? Dándole belleza, porque de eso se trata la cosa, de esos instantes donde todo se detiene para parecer más especial de lo que en realidad es. Ese mínimo lapso de tiempo donde la belleza ahí se pierde, para luego desaparecer y sin pesimismo, más bien realismo, volver a lo cotidiano, a lo que no moviliza, a la rutina que rige el día a día.

Para quienes estén en Montevideo, el próximo viernes 21 de julio, en el Teatro Agadu – Sala Blanca Podestá, Penthouse presenta en sociedad La Belleza Siempre Pierde desde las 21hs. Que esa noche sea la excepción.