Compartir
Foto: Dana Ogar / Facebook de Persona

Desde hace poco más de una década en el under, Persona es una banda de Ingeniero Maschwitz que lleva adelante su fructífera propuesta musical. Integrado por Santiago Adano, Lucas Podestá, y Gustavo Hernández en guitarra y bajo, más Esteban Podestá en batería, este grupo se destaca por su sonido stoner de carácter progresivo. Así lo demuestran, por lo menos, en su reciente EP de cinco temas que lleva por nombre El viaje y el barro.

A diferencia de su LP homónimo del 2014, Persona, este disco comprime la energía del cuarteto en pequeñas grageas. El viaje y el barro son 17 minutos y 20 segundos de ebullición, con similares dosis de potencia que ya venía mostrando el grupo en su álbum debut, pero con mayor precisión y contundencia.

Herederos de una escena stoner nacional que tuvo a Los Natas como su mayor exponente, la banda de Maschwitz usufructúa sus influencias dignas de Queens of the Stone Age para dar paso a su rock salvaje.


Pero ellos pueden ir de un rock progresivo y stoner (“La suerte del irlandés”) a algo más bien hipnótico y noise (“El dique”), hasta llegar a un metal de guitarra y bajo bien gruesos con platillos golpeados a base de rabia (“Los gurbos”).

Todos los temas de Persona son instrumentales, y así es cómo la música va guiando el camino de las canciones. El cuarteto, sólido, forma una suerte de muralla sonora que resiste a cualquier tempestad y que bien saben mantener en sus presentaciones en vivo.

El río” y “El temporal”, las dos últimas del EP, no hacen más que ampliar el power que caracteriza al grupo; anclando así sus influencias en el rock más machacante y psicodélico.

A fin de cuentas, se trata de una placa que no debería pasar inadvertida por su espíritu ameno y compacto. A pesar de su brevedad, El viaje y el barro cumple con las expectativas que inspira la experimentada banda. Es más, cada una de sus canciones merecen ser escuchadas con especial atención en pos de incrementar el impacto de su preciosidad sonora.

Por último, vale decir que el EP fue grabado en una única sesión en Estudios Ciam, producido por Gonzalo “Pájaro” Rainoldi y Nera Gejman, y mezclado por el mismo Rainoldi en su estudio “Crudo”. Por su parte, la masterización estuvo a cargo de Carl Saff en Saffmastering Chicago.

Escuchalo a continuación: