Compartir

Resulta difícil y es quizás muy pretensioso etiquetar el estilo musical de Calcutta, el proyecto de Edoardo D´Erme, la nueva sensación del indie italiano. En su disco Mainstream, que llegó a ser calificado con cinco estrellas por la revista Rolling Stone, se muestra una nueva forma de contar la música pop actual, no tanto por la manera de escribir las letras con elementos cotidianos, sino por el juego de mezclar la emotividad con las melodías. D´Erme conversó con Indie Hoy y contó sobre su carrera, su pasión por América Latina y su proceso compositivo.

¿Cómo fue la transformación entre tus primeros demos y tu disco Mainstream?
Para mí fue muy extraño. Mientras componía salió un lado de mí que no conocía, un poco jugando y otro poco por las ganas de cambiar, me terminé encontrando con estas canciones.

¿Por qué usaste el nombre Mainstream para el disco?
Cuando Davide, mi amigo del sello discográfico, escuchó por primera vez las maquetas, me dijo: “esto es post mainstream”. De ahí me vino la idea de llamarlo así. Sonaba provocativo y quedaba buenísimo con el mood de los temas.

En entrevistas a medios italianos has dicho que siempre te ha influenciado la música brasilera, que has crecido junto a ella. ¿Qué es lo que más te agrada?
Me gusta muchísimo porque esa música es como una frazada de lana que puedo usar en todas las estaciones del año. Recientemente tuve la fortuna de ver a Caetano Veloso en un show privado en la Radio Italiana y me dio escalofríos.

¿A quién le escribís la canción “Frosinone” y por qué decís en la letra: “en esta América daremos un hijo que morirá en jihad”?
Frosinone”, como muchas otras canciones del disco Mainstream, es una especie de carta a mi novia, que ahora es mi ex. Con esa frase quise decirle que somos pequeños y que estamos indefensos en este mundo; es la fragilidad de todo lo que usualmente me impulsa a escribir, una especie de ternura un poco amarga. Es la primera vez que explico esto en una entrevista, quizás porque Sudamérica me hace latir el corazón y no sé por qué los quiero mucho.

Hoy quizás se puede decir que sos unos de los artistas italianos más importantes de la escena independiente. ¿Cuándo comenzó a suceder este fenómeno en tu carrera musical?
El primer single salió en septiembre del año 2015. Después de eso todo sucedió rapidísimo y yo todavía no he entendido nada. Debería detenerme y mirar en perspectiva para decirte exactamente cómo ha sido todo.

¿Cuánto te gustaría hacer shows en América Latina?
En una escala del 1 al 10, ¡12! (risas)