UJ

El mes pasado la banda uruguaya Uoh! sacó un split con Juan el Alto (proyecto del productor uruguayo Juan Branaa) de tres canciones.

Miembros fundadores del colectivo uruguayo Ezquizodelia, han sido siempre un objeto extraño de clasificar. En sus comienzos, distinguibles por esas primeras deformaciones mutantes ruidosas que lo acercaban a las secciones instrumentales de Sonic Youth. Y luego ese cambio abrupto que fue su disco Uoh!… Pa! hacia la música latina y bailable.

Este split puede considerarse su trabajo más maduro y totalmente alejado del ruido de sus trabajos previos. Parece que la moda de resignificar raíces caló hondo en Uruguay ya que este split y su disco previo se puede ver enmarcado en  un movimiento junto a otras bandas que han cambiado radicalmente en busca de ese je ne sais quois de los ritmos ternarios, podría considerarse a Hablan por la Espalda como su ejemplo más claro. Sin embargo la parte experimental sigue presente en base a fraseos repetitivos, casi hipnóticos, sobre los cuales van apareciendo -en nuevas capas sonoras- otros sonidos e instrumentos. Es que la base sigue siendo la misma y así funciona la psicodelia: Patrones repetitivos ad infinitum en las bases y movimientos etéreos para el resto de los instrumentos. La experimentación tal vez venga por ese lado, aunque esta fórmula llevada al extremo corra el riesgo de caer en la misma previsibilidad que una canción pop. Es algo a manejar con cuidado.

El tema que cierra el Split, “Monje Thelonious“, comparte el mismo espíritu y un distraído podría llegar a creer que se trata de la misma banda. Ese comentario, si bien no sería cierto, algo de razón tendría. Si bien su canción tiene tintes místicos y cuasi religiosos, Juan Branaa (Juan el Alto) ha sido el productor de Uoh! desde sus comienzos y sus sonidos han ido evolucionando juntos a lo largo de los años. Branaa es uno de los responsables de muchos de los discos uruguayos que han salido en los últimos años en la escena independiente local.

Es un trabajo muy bien logrado y que retrata claramente la etapa actual de la banda y continúa por un camino que pareció gustarle mucho: El Latin Alternative nunca fue tan literal.