Compartir
Foto: Bandcamp de Motosierra
Foto: Bandcamp de Motosierra

Si existe algún nexo entre aquella explosión del rock uruguayo de comienzos de la década pasada (que tuviera su epicentro en esas multitudinaria versiones alejadas de la ciudad, Pilsen’s Rock mediante) y la crudeza de la música de rutas subterráneas no tan perfumadas y amigables de grandes medios y miles de personas, ese eslabón perdido es sin duda Motosierra.

Editados por sellos independientes de varios rincones del mundo y dueños de los incendiarios y ya clásicos XXX (2001, Fun Records) y Life in Hell (2006, Bizarro), la Moto esta devuelta y cargada con un combustible que los viene mostrando fieles a su inigualable – explosivo estilo como en cada una de sus últimas presentaciones en Bluzz Live o teloneando a los Ratos Do Porao en Buenos Aires hace unos meses en The Roxy Live. La Experiencia Motosierra en vivo (vivirla para contarla) está en marcha, con nueva música para el soberano irrespetuoso bajo el brazo.

Marcos, Walo, Leo, Luis y Juanmitz disparan “Buzo Nuevo” y “La Marcos” como dos descargas perfectas que difunden en nueva música el mensaje de que la furia elegante en la música, por esta parte del mundo, lejos se encuentra de estar muerta.

Foto: Fernanda Aramuni
Foto: Fernanda Aramuni

Para celebrar esto y mucho mas el próximo viernes 14 se presentan en la edición montevideana del Club De La Muerte (que cruza el charco) junto a Pendejo de Holanda, Banda de la Muerte de Argentina y los locales Austral & Hijo Agrio, donde harán las delicias de los presentes y todos se podrán ir tranquilos con este hermoso vinilo single 7″ obra de Spaghetty Town Records entre manos, sabiendo que dentro de 20 años el valor que solo da el tiempo y lo auténtico convertirán a cada uno de sus propietarios en tipos con mucha suerte.

Solo agregar, Iggy, si estás leyendo esto te pido: quedate un par de días más y el viernes date una vuelta por Bluzz Live (Daniel Muñoz 2049, Montevideo) haceme caso, no te vas a arrepentir. Basta de tanta cháchara y que suene la Moto, alejen a los nenes de los parlantes, después no digan que no les avisé.