Un impulso por salir del cemento: a sus 19 años, Manuela de las Casas abandonó Buenos Aires para comenzar una vida nómade que tuvo como primer destino Bariloche. Montañas y nieve respondían a sus nuevos cuestionamientos, a la vez que le proporcionaban nuevas pasiones: el ski y la danza.

Por una fractura en los dos pies, esos planes de nomadismo quedaron suspendidos. Volvió a Buenos Aires en 2014 pero sin querer renunciar a esa naturaleza, la buscó dentro de sí. Así es que comienza un nuevo proceso en el que descubre su faceta musical, casi por necesidad.

Esa búsqueda y posterior transformación se ve plasmada en su disco debut, Li, editado este año de manera independiente. Está conformado por seis canciones que fueron producidas por Juan Nazar y Yago Escrivá. Su voz, dulce y oscura por momentos, conduce la poesía de geografías y sentimientos.

Manuela de las Casas presentará Li ese viernes 26 de octubre en La Tangente, en un show junto a Candelaria Zamar, quien estará despidiendo su disco Un vaso de agua (2014). Más información. Evento en Facebook. Venta de entradas.