Foto: Verónica Torrano

Camisas hawaianas, medias a la rodilla, guitarras estrepitosas y una voz carrasposa es lo que identifica a la banda de la capital santafesina Mi primer año sabático. Con un estilo único en sus letras y en sus melodías, lo acompañan con un outfit noventoso y extravagante sobre el escenario, que supieron combinarlo con visuales de videojuegos como California Games, Mortal Kombat 3 o Dinosaurios y cadillacs, una propuesta novedosa que se ha convertido en una característica propia de la banda.

Canciones que relatan momentos como “Ya no quedan días de verano para estar en tu pileta abrazados” o “Hey no te olvides de mí, los días buenos ya vendrán”, componen Vacaciones de verano, el primer y único EP de la banda, grabado y producido en el estudio casero de un ex integrante de la banda, y que vio la luz en el 2016. Han compartido escenario con bandas como Bestia Bebé y, más recientemente, con El mató un policía motorizado, grupos que han sido de gran influencia para su música y se han convertido en experiencias puntuales para el crecimiento de la banda.

Melodías vibrantes y efervescentes, cargadas de letras que cuentan historias de amistad, alcohol, música y amores adolescentes, le dan una energía potente y única al material. ¿Qué puede suceder cuando cuatro chicos se juntar a tocar en un garage? Dale play y sumergite en el viaje: