Compartir
Foto: Anette Etchegaray

La chatarra espacial va a despedir su primer disco, Ciencia y Ficción, este viernes 8 en la Sala Caras y Caretas de San Telmo (Venezuela 330, CABA). La banda que vuela con su sonido espacial, con energía funk y mucho groove, se pondrá a trabajar para sacar su próximo disco el año que viene y dará una emocionante despedida a su primera obra tocándolo de principio a fin, con una gran puesta en escena.

El amo del bajo de esta nave, Roberto Sánchez Cano, habló con Indie Hoy de las emociones que tendrán con el show de este viernes y cómo se para la banda de cara a su próxima producción.

¿Cómo vienen preparando este show tan significativo para su primera obra, y qué se puede esperar de la Chatarra?
Es la primera vez que vamos a tocar el disco entero, de principio a fin. Es el primero y nos gusta mucho, estoy muy conforme con el disco y nunca le pudimos hacer un recital solo para él, es como un homenaje que se merecía. Con escenografía, intros y audios, con invitados, antes de embarcarnos en otra etapa. Porque cuando te metés en otro disco no tenés el tiempo de acordarte qué pasó. A partir de este año estuvimos trabajando con Anette Etchegaray, una cineasta que después de varias reuniones y de hablar tema por tema nos hizo unas visuales que son increíbles, enfocadas en cada canción y donde cada momento tiene su parte.


En el sentido de los shows ,¿la banda quiere desarrollarse más integralmente?
Esta era una parte que nosotros no teníamos explotada y fue un plus para los recitales. Están muy pensadas, no es solamente tirar psicodelia porque sí, hablamos del concepto de cada tema. Anette hizo un gran trabajo y hoy en día ya es parte de nuestro equipo. También nos ayuda con la puesta en escena y creemos que el año que viene esto va a desarrollarse aún más. Además, si vas a tocar en lugares así como el Caras y Caretas o el Roxy y cobrás una entrada $150, la queremos hacer valer, es una responsabilidad.

¿Cómo sentís este paso hacia adelante con el grupo y qué elementos del primer disco te llevás?
Hay un par de joyas en lo personal, le tengo mucho cariño a un tema que se llama “Pez” y fue muy loco lo que paso. Fue uno de las primeras canciones que hicimos pero quedó descartado para la grabación, entonces Nacho Etchegaray (productor del primer disco e integrante de Hasdee) nos pidió un acústico para calmar un poco el disco y se lo mande por audio de Whatsapp, le gustó y lo grabamos con una acústica y la voz, no mucho más, después él retoco unos sintetizadores y armó una cosa increíble. Ese tema cuando la gente lo escucha flashea mal y yo también, porque pasan cosas muy locas. Después uno que me gusta mucho es “Al final del arcoíris” y le tengo mucho cariño a “Capitan Cooke“.

El primer disco tiene un concepto entero marcado por la influencia de la tecnología en la vida social. ¿Cómo surgió esto?
Esos son los primeros temas que compusimos como banda y el concepto no lo teníamos muy en claro cuando comenzamos a producir con Nacho. Se fue dando así mismo, con el orden de los temas, la producción, con la tapa y hasta el nombre, que no tenía. Cuando hicimos esos temas, estaba muy en boga la discusión política de los medios de comunicación y toda esa batalla y yo veía gente muy cercana que realmente no estaba pensando por sí sola y no se daba cuenta, muchos temas tienen que ver con eso. “Pixel“, por ejemplo: el concepto tiene que ver con pensar que tu pensamiento es independiente, pero está influenciado por diez mil cosas que si no estás atento, se te pasan.

¿Cómo parten hacia el nuevo disco y en qué se basan?
El nuevo disco también va a tener su concepto, pero va a ir por otro lado, va a ser más sobre personajes. Hay un tema inspirado en El Eternauta y va a estar esta idea presente de una especie de invasión. Pero va a ser diferente, va a ser un disco de canciones más concretas. Va a tener más formato canción, seguimos en lo progresivo pero más redondeado. Podés meter un montón de cosas en cuatro minutos, no necesariamente tenés que hacer canciones de nueve como hacíamos nosotros al principio. Eso lo aprendimos, por ahí teníamos temas que tenían tres solos al pedo, porque teníamos ganas de tocar esos solos y no tenían un por qué. Ahora las canciones nuevas que fueron surgiendo fueron más orientadas a que todo tenga una explicación, si hay un solo de guitarra entonces que se justifique que esté.

¿Hay un cambio bastante notorio en el sonido entonces?
Son canciones más redondas con la flasheada de la Chatarra, va a haber un par de temas instrumentales que en el primer disco no había. Así que por un lado nos fuimos a un lado un poco más popero, pero sin soltar el costado espacial, porque eso es lo que hacemos. Sigue la influencia de la ciencia ficción, sigue estando el concepto de la comunicación pero también más poético. A nosotros nos gusta la psicodelia. Simplemente bajamos un cambio a lo progresivo y nos enfocamos más en que una canción tenga lo que necesite, lo que no quiere decir que sea una canción de Radio Disney.

Pareciera que tienen un pie en el pasado y uno en el futuro en cuanto a los discos.
Estamos más con la cabeza en lo que se viene, porque lo vamos a grabar en la primera mitad de enero. Va a ser en el estudio Insigno, que es de Mariano López y lo están produciendo los hermanos Schujman, que son los chicos de Sambara.

Además hubo cambios en la formación. ¿Cómo se adaptaron para esto?
Con esta formación de la Chatarra en la que somos cinco, con una guitarra más que se sumó después del primer disco y un baterista nuevo desde principio de año, el sonido es otro. La banda cambió, en mi opinión para mejor. Tenemos muchos más recursos, pero a la vez nos pusimos a hacer canciones más enfocadas. Además la experiencia de trabajo con un productor cuando comenzás a componer de nuevo es otra cosa, está todo pensado, ya no haces las cosas porque sí.

*

La chatarra espacial se presenta este viernes 8 de diciembre en el Caras y Caretas de San Telmo (Venezuela 330, CABA). Evento en Facebook. Cuidado, porque te aplasta la cabeza.