vino de melmac

En el Descubrir del día entrevistamos a Vino de Melmac, un grupo rockero de zona Oeste un poco indie, un poco garage, con espíritu libertario y una buena voz cantante. Sacaron dos EP, están terminando un disco, y dan vueltas por la ciudad y el conurbano desde hace algunos años (tocaron en el festival MUSA y hace poco estuvieron en Roxy y Niceto Club).

Vino de Melmac está compuesto por Chris Af (voz principal, guitarra rítmica y letras), Mariano Felchle (bateria y coros), Nicolás Gordillo (guitarra principal), Francisco Mastroianni (bajo y coros).

Cuando los escuché por primera vez me hicieron acordar a Los Brujos pero menos punk. ¿Coinciden o ni cerca?¿Podrían definir su música?
Los Brujos es una banda de culto de los noventa a la cual respetamos muchísimo por el tratamiento estético de su arte y porque resignificaron el espíritu punk en pleno cabaret menemista. Sin embargo, para nosotros la referencia exacta de ese período es Babasónicos, que en definitiva compartían el mismo circuito que Los Brujos (sin dejar de mencionar que el gran Gabo Manelli, integrante clave de Babasónicos, provenía de Los Brujos).
Si bien definir la música es algo complicado hoy en día por la fusión de géneros que existe, entendemos que lo nuestro es el rock popular. Una canción que no está comandada por un género en particular, pero que responde a ciertos parámetros que podemos identificar como populares, cancioneros. Buscamos lo melodioso en la música, la atracción desde lo sonoro más allá de cualquier género y la originalidad como estandarte. Pero mejor que ponerlo en nuestras palabras, nos gustaría citar a una gran influencia para nosotros en muchos sentidos y niveles, el gran Luca Prodan, que alguna vez dijo que las modas y las etiquetas pasan, pero que el rock siempre prevalece.

¿A quién se le ocurrió el nombre de la banda? ¿Son fanáticos del Alf y de la moda de los noventa?
Surgió como un juego creativo, llamémosle brainstorming; el juego de palabras llegó a través del cariño que todos tenemos por el extraterrestre Alf, y que en ese momento rememoramos con cierta nostalgia si bien ese juego de palabras, para nosotros hoy en día, excede el universo de ese personaje y su planeta de origen, para quedar a libre interpretación del público.

Participaron en Camino a Abbey Road, un concurso de bandas que organiza el Gobierno de la Ciudad. ¿Cómo fue la experiencia?
Participamos del concurso y la verdad es que dentro de la experiencia en concursos que tenemos (actualmente estamos participando en el concurso Proyecto Disco 2015, también organizado por el Gobierno de la Ciudad) fue con la que menos conectados estuvimos, pero por cuestiones de falta de tiempo se nos complicó seguirlo de cerca. Sin embargo, una oportunidad así para bandas que están en este camino de dar a conocer su música, su arte, pueda existir, es algo extraordinario. Viajar a ese mítico estudio es algo que no tiene parangón para un músico independiente.

¿Cuáles son los temas recurrentes de sus letras? ¿A quién o a qué cosa le cantan?
Las letras de nuestras canciones varían en su estilo pero siempre intentan expresar cierta incomodidad de vivir en un mundo de reglas impuestas y manuales de convivencia preestablecidos. Nuestra lírica viene un poco a cuestionar, con ojo crítico e incisivo, todo lo que de alguna manera nos sucede día a día, a través de una visión poética, que nos permite jugar a ser otras personas y colocarnos en un lugar de fantasía. También tenemos un costado que le canta a la vida a partir de un espíritu siempre joven. Entonces, partiendo de esta visión crítica sobre todas aquellas cuestiones que creemos limitadoras de nuestra libertad (ciertas normas, instituciones sociales y estereotipos) nacen nuestras canciones como medios para narrar historias: Personajes contradictorios, espíritus existencialistas, dioses imperfectos, la búsqueda constante del auto-valor para el encuentro con el amor ideal son algunos de los temas recurrentes de nuestra lírica.

Tienen que ponerse de acuerdo los cuatro: ¿cuáles son sus bandas favoritas?
Esta última es complicada, porque nos gusta mucha música bastante variada a todos. Los Arctic Monkeys nos gustan mucho como artistas y han sido una gran influencia para nosotros, los eternos Beatles con sus canciones perfectas, más de nuestro lado del charco los Babasónicos por su originalidad y tratamiento de las canciones. Respecto de Fito, Charly y Spinetta coincidimos todos en que son un básico en nuestras listas, una influencia directa en cómo sonamos y cómo son nuestras canciones. Artistas de la talla de Radiohead nos interesan por su carácter innovador y además porque para nuestro próximo disco (que estará listo este año) comenzamos a trabar con Ezequiel Spinelli, productor y músico (Mompox, Les Mentettes) quien resultó un gran aporte desde el lado alternativo e innovador, tomando como referencia a Thom Yorke y sus compañeros. Jack White es un compositor que nos interesa por su búsqueda sonora constante, U2 por sus canciones y su raíz alternativa en cuanto a los sonidos y efectos logrados por The Edge con su magia en la guitarra. El minimalismo de bandas como Metronomy últimamente nos cautivó, artistas con el empuje de Damon Albarn (ya sea con Gorillaz, Blur o en solista) también nos interesan mucho. Todos los trabajos de Dan Auerbach (The Black Keys) nos parecen sobresalientes en todos los campos, pasando por su faceta de músico y de productor, riquísima esta última.
Si bien nuestros primeros EPs están influenciados por el indie rock neoyorquino, inaugurado por los Strokes y continuado por bandas como Interpol, en la búsqueda del reencontrarse con el espíritu post punk de Joy Division, el material en el cual estamos trabajando tiene un carácter más ecléctico, con canciones que nos recuerdan un poco al caleidoscópico Miami de Babasónicos y que varían en su forma, en su intención y en su lírica, pero que de alguna manera inmejorable representan ese espíritu de búsqueda que hoy nos caracteriza.

Facebook | MySpace | Bandcamp

Resabio from Vino de Melmac on Myspace.