Fotografía: Calamar Xig / Revista Maple
Fotografía: Calamar Xig / Revista Maple

Sonaba Lago o CELM, creo. Las luces estaban bajas y ellos camuflados en un gesto shoegaze. El humo se confundía con las repeticiones del delay, mientras en el fondo una colección de bichos raros, como de otro planeta, serpenteaban dejándose llevar por la correntada eléctrica.

Empiezo con esa imagen porque Abisales suele resumirse mejor en sensaciones que a través de palabras, etiquetas o estilos. Son una banda inclasificable que se mueve por los bordes del under cordobés con un perfil bastante bajo y un encanto que los vuelve imprevisibles: sea en la previa de un disco o una nueva presentación, uno nunca sabe con certeza de qué manera van a sonar.

El corazón de esta indefinición reposa en el carácter instrumental de su música, que al tiempo de estar exenta de lidiar con el peso de la palabra nunca termina de hacer pie en los formalismos de ningún género. Hecho que resulta inspirador tanto para ellos como para nosotros, que podemos sumergirnos en su música sin ningún tipo de condicionamiento o prejuicio.

Libres de cualquier tipo de ataduras o exigencias, Abisales siempre se permitió disfrutar del momento, logrando que su potencia expresiva siempre se luzca en las interpretaciones en vivo, donde su capacidad para generar atmósferas memorables y el impacto de las visuales han sido los componentes activos de experiencias verdaderamente estimulantes.

Esta particularidad y esta capacidad de reinvención los coloca en un lugar destacado dentro del rock alternativo cordobés: sus grabaciones suenan, presentan buenos argumentos y nos dan indicios de lo que pueda llegar a existir en lo profundo, pero arriba de un escenario demuestran que son una entidad viva y en permanente evolución.

Planetas Transitorios, su nuevo trabajo, da muestras de estas facultades aunque también resuelve la grieta de algunos de sus registros previos a través de un giro inesperado, notable tanto en la calidad de la grabación como en el estilo del sonido: hablamos de un disco que se escucha como tal, de corrido y sin reservas, y que, aún sin saber cómo puede llegar a sonar en vivo, resulta encantador por donde se lo mire (o escuche).

Si tuviéramos que volver a una imagen, resumiría este viaje con 4 o 5 chaboncitos escuchando El Ascenso mientras comparten un prittyado* en alguna esquina de la superficie lunar. “¿Qué’ lo que’e?” se preguntarán. Sí, eso. Planetas Transitorios es un viaje descontracturado donde la banda abandona el registro más roquero en favor de una psicodelia barrial, tan cabezona como placentera y narcótica.

La composición general intercala algunos temas directos, donde se puede escuchar al trío en franca conexión con sus trabajos anteriores –El Ascenso, DDos, Osaka, Primer Otoño–, con pequeños interludios o paradas modeladas por colchones de sintetizadores, guitarras con mucha reverb y cortes de audio que sirven para amalgamar y darle una coherencia general al disco –”Thos Grol“, “Los Otros y sus Mundos“, “Jimimod“-.

Las claves de este cambio no solo parecen apuntar a la banda, sino también a la alianza estética que forjaron con Volante Discos, un sello de paladar fino que conoce mucho de texturas psicodélicas. Esta sociedad -que empezó a tomar forma en Circo en la Montaña y XDCS (ambos editados en 2013)- esta vez abarcó la grabación y asistencia técnica en los estudios que la banda comparte con el sello, y una edición limitada en formato cassette que verá la luz en unos pocos días.

Para los que no conocen la banda, creo que Planetas Transitorios va a ser una introducción bastante grata. Para los que se encuentren en Córdoba y puedan aprovecharlo les comento que este sábado la banda va a estar presentando la edición en cassette en la intimidad de los estudios de Volante Discos (y estén alertas porque la capacidad es limitada). Una fecha ideal para escuchar a una gran banda y, por qué no, compartir un rico prittyado.

*Prittyado: bebida característica de la capital provincial, compuesta de vino tinto y Pritty limón (una gaseosa autóctona). La combinación es a ojo y suele presentarse en botellas de plástico o tetras “arremangados”.

Abisales - Planetas transitorios

Abisales – Planetas Transitorios

2016 – Volante Discos

Bandcamp | Facebook

01. Thos Grol
02. El Ascenso
03. Los Otros y sus Mundos
04. DDoS
05. Jimimod
06. Osaka
07. Primer Otoño
08. Paramatman