Compartir

Alec Koone es el muchacho que se esconde detrás de toda esta niebla llamada Balam Acab. Con sus 20 años de edad, el año pasado editó el primer EP, “See Birds” y en agosto de este año llegó el larga duración debut, “Wander / Wonder“, del cual hoy nos compete hablar. Oriundo de Pennsylvania, este veinteañero se lo puede clasificar como uno de los representantes de la escena witch house, que mezcla electrónica y dubstep con toda la oscuridad posible.

Tal como el título del disco, es un paseo maravilloso. Un disco electrónico y orgánico como pocos, cientos de texturas y sintetizadores con voces distorsionados hacen al sonido del álbum que incluso repite algunas canciones de aquél EP. En las propias palabras de Koone dijo: “Lo más importante que tengo para decir del nuevo disco es que no quiero decir nada sobre él”.

El paseo comienza con “Welcome“, y en su densidad abrumadora total de unos cuantos minutos, en el último minuto quiebra y manda unos soniditos dignos de Gold Panda. La cosa sigue con “Apart” que viene a ser como el “hit”, luego de estar rondando por la blogósfera por bastante tiempo. Acá incorpora las letras, totalmente incomprensibles, pero sabemos que alguien (o algo) está cantando algo. Más allá de los nombres de los tracks, este disco se convierte en uno de esos que hay que escuchar completo, como si todo fuese una única y gran melodía. Ni hablar de que debe ser oído a oscuras. El recorrido se completa luego con “Motion” (que ya la habíamos escuchado), “Expect“, “Now Time”, el otro hit “Oh, Why” (favorito de muchos), “Await” y “Fragile Hope“, que cuando ya se está tornando denso termina.

De todas maneras, creo que vale la pena aclarar que muchos discos de la escena witch house son más que nada apocalípticos, o bandas sonoras para pesadillas. Balam Acab lo que hace es seguir esa línea estética pero la transforma en algo mucho más bello, etéreo, de ensueño y hasta poético, recordando en algunos pasajes a How To Dress Well.

El disco concluye después de 37 minutos distribuidos en 8 canciones, lo cual es un tiempo bastante acorde al ritmo de la música. Ni un poquito más, ni un poquito menos. Escucharlo en tu habitación totalmente con las luces apagadas (y si es de noche, mejor… pueden ayudar mucho unas buenas visuales del iTunes) es una linda y lisérgica experiencia, para después ir descifrando los sonidos que puede albergar tanta oscuridad y emitir unos teclados tan soñadores como el propio Alec.

Balam Acab – Wander / Wonder

Tri Angle, 2011

MySpace | Facebook | Twitter | Escuchar disco en Grooveshark

01. Welcome
02. Apart
03. Motion
04. Expect
05. Now Time
06. Oh, Why
07. Await
08. Fragile Hope