Foto: Leandro Frutos / Facebook de Bandalos chinos

“Queremos que todo el mundo pueda decir: ‘Che, les creo!”, decían los Bandalos chinos en una entrevista para Billboard hace cosa de dos años. Y lo cierto es que su más reciente trabajo vio la luz el viernes pasado, y después de escucharlo, todo el mundo va a poder decir: “Che, chicos, no sólo les creímos y lo seguiremos haciendo; sino que además nos robaron el corazón”.

A fuerza de ambición creativa y trabajo en equipo, este sexteto oriundo de Béccar se fue abriendo paso hasta posicionarse como una de las propuestas más contundentes y prometedoras de la escena independiente, y si no les tembló el pulso a la hora de decir que apuntaban a un sonido más mainstream, es porque nunca dudaron de su autenticidad. Así las cosas, desde su comienzos en 2009 hasta hoy, ese carácter genuino es su sello distintivo y no hace más que afianzarse con cada lanzamiento.

Mientras que su anterior trabajo En el aire le daba una vuelta más de tuerca a lo planteado en su antecesor Nunca estuve acá, cuyo track del mismo nombre podría sintetizar la maduración sonora de la banda, este nuevo año trajo vientos de cambio y renacimiento musical para los Chinos. Enero los encontró sumergidos en el desierto texano para grabar su material en el estudio Sonic Ranch bajo la producción de Adán Jodorowsky (quien además participa en el disco aportando voces, guitarras y percusión), y esa aventura dio como fruto lo que será sin duda uno de los mejores lanzamientos discográficos del 2018. BACH, además de ser un acrónimo derivado de las siglas del grupo, fue bautizado así por un código de complicidad entre la banda y sus seguidores; gesto que de alguna manera rinde homenaje al aguante de “la chinada”, y refleja la lealtad del vínculo.

Con la canción como bandera, Gregorio alias “Goyo” Degano y los suyos demostraron que pueden coquetearle a lo retro con actitud moderna, y que pueden ser tan bailables como quieran sin perder un gramo de franqueza en el camino. A ese cóctel le suman una lírica teñida de vivencias personales, y la impronta heredada del rock nacional de los ’80. De esa misma base parte BACH, pero redobla la apuesta y se la juega por la canción pop de impacto directo, descubriéndolos en su faceta más intimista y sincera. Algo así se anticipaba cuando compartieron “Vámonos de viaje” como primer adelanto del álbum, y hoy se confirma como todo un acierto. El resultado es de una sutileza melódica que hasta los mismos Bee Gees le hubiesen envidiado; sobre todo cuando alcanza momentos como “Tu órbita” o “Tema de Susana”.

La balada “Demasiado” ya había sido compartida también como anticipo, acompañada de un videoclip dirigido por Tomás Terzano (un romance shakesperiano en tiempos de Instagram, pero ambientado a la gauchesca y con guiño a Cantando bajo la lluvia), y vuelve a resaltar dentro del disco; una suerte de “Careless Whisper” para las nuevas generaciones, que demuestra lo que son capaces de lograr los Chinos cuando la premisa es ponerse románticos hasta la médula. Sin embargo, vale decir que todos los tracks tienen potencial hitero; eso es lo que hace de BACH un combo irresistible, y le asegura un lugar entre las producciones nacionales más destacadas de los últimos años.

La celebración cancionera alcanza su máxima expresión con “Súper V”, que podría funcionar como manifiesto de esta nueva etapa, donde la banda deja de lado cualquier prejuicio para abrirse a un universo más lúdico. Búsqueda que también puede leerse en el introspectivo tinte spinetteano de “Hermanos”, y que termina de consumarse cada vez que el saxo de Andy Roman sobrevuela las composiciones. Es que la experiencia BACH no sólo tiene todo para enamorar, sino que además sorprende.

“No quiero acelerar ni quiero mirar atrás, este tiempo es mi lugar”, canta Goyo en el estribillo de “Lento”, y nada podría definir mejor el espíritu Chino: siempre un paso adelante, sí; pero bien plantados en el presente. Porque ya lo decía el gran Gustavo: precisamente todo está pasando aquí y ahora.

Bandalos chinos – BACH

2018 – Independiente

01. Vámonos de viaje
02. Súper V
03. El temblor
04. Demasiado
05. El club de la montaña
06. Hermanos
07. Tema de Susana
08. Lento
09. Tu órbita
10. El concierto
11. Ácido