Compartir

Un segundo disco esperadísimo es este. Father, Son, Holy Ghost de Girls es el sucesor de Album, aquél magnífico debut de 2009. En el medio de estos dos lanzamientos hubo un EP a manera de adelanto, Broken Dreams Club, que ya vislumbraba un poco el sonido que se iba a venir en esta nueva entrega. Muy Girls y a la vez muy poco Girls.

¿Cómo es eso? Bueno, en resumidas cuenta, este disco no tiene la instantaneidad que tenía aquél otro, esa frescura propia de los debuts. Pero con el correr de las escuchas se hace cada vez más palpable la evolución que han tenido de 2009 para acá, tanto líricamente como musicalmente. Luego de experimentar en vivo (vinieron a Argentina en el mejor momento) con John Anderson en guitarras, Darren Weiss en batería y Dan Eisenberg en teclados, el dúo de Christopher Owens con JR White definió su dream team que los acompaña en estas canciones californianas, con el sol pero también con un poco de oscuridad (ya hablamos en la reseña del primer disco del culto religioso en el que Christopher creció).

Desde el título del disco ya podemos darnos cuenta de un costado bastante más espiritual que el primer álbum. Y se nota en canciones como “Vomit” que incluye coros góspel y una intensidad cambiante en sus seis minutos y medio de duración. O en “My Ma” que suma teclados fáciles de encontrar en una iglesia.

La sorpresa máxima del disco es quizá su variante intensidad: en este disco afloran esas influencias que ha tenido Alex, como los Guns n’ Roses o Queen. Esto se nota mucho en la explosiva “Die” que parece un tema firmado por alguna banda metalera de los ’80 o ’90 (no es casualidad que los estén acusando de plagio de Deep Purple). Y de esa llamarada van a “Saying I Love You“, seguida de “My Ma“, dos baladas en las que Christopher y los suyos dejan en claro su amor por las canciones pop instantáneas, simples y que perduran en el tiempo.

Once canciones que se distribuyen en unos 54 minutos (esta vez sólo un track no supera los tres minutos, el resto oscila entre los 4 y los 8 minutos), por lo que el disco parece un poco denso, pero creo que es lo que han querido lograr. Sin embargo, son capaces de lograr picos de emotividad y epicidad aun en más ocasiones que en Album. Como ya dije en la crítica del debut, Christopher tiene un don natural para cantar sobre cosas muy cotidianas, pero transformándolas en poesía pura. Ni hablar del acompañamiento musical y cuán bien clara la tienen estos chicos.

Girls – Father, Son, Holy Ghost

2011 – True Panther

Facebook | Twitter | MySpace | Escuchar en Grooveshark

01. Honey Bunny
02. Alex
03. Die
04. Saying I Love You
05. My Ma
06. Vomit
07. Just a Song
08. Magic
09. Forgiveness
10. Love Like a River
11. Jamie Marie