Hospitality

A veces la excusa sirve, el segundo disco de una banda puede ser útil al momento de afirmar o reforzar aquel mensaje que en un primer acercamiento no había alcanzado su propósito. Como quien diría, una segunda oportunidad.

No es que la necesiten, pero quizás esto sea exactamente lo que ocurre con Trouble, el más reciente disco del trío newyorkino: Hospitality.

No es a falta de mérito. De hecho, su disco debut homónimo es impecable, sumamente amistoso e incorregible en el buen sentido. Un disco divertido, algo naif, superficial pero bien intencionado. Como alguien que no cambia tu vida pero es lindo conocer.

No sé si uno subestima Hospitality, no creo que esa sea la palabra adecuada, pero sí creo, que uno nunca imaginó que el disco que sucedería esa linda producción sería algo tan completo como lo que un año después lograron con Trouble.

Ineludible desde un comienzo, Nightingale, la canción que abre el disco, ya propone otro tipo de escucha. Nos invita a descubrir otra faceta de una banda que tal vez nunca llegamos a conocer del todo. Creímos reconocer los límites en la entrega de Hospitality, acudimos a la predictibilidad de lo familiar y sólo prestar atención al último minuto y medio de esta primera canción es suficiente para probar nuestro error.  Aceptamos la sorpresa, equivocarse nunca se sintió tan bien.

Going Out”, la canción que la sucede es, a falta de una mejor palabra: canchera, está inmersa en esa nueva percepción a la que nos invitaron a ser parte y aceptamos adentrarnos. Ya no hay sorpresas, sólo exaltación.  Admirable en todo sentido, es una de las piezas más importantes del disco.

I Miss Your Bones era aquel corte que nos había prevenido de este cambio de fuerza. Mucho más arriesgado y desafiante, directo e imponente. Pero es a través de Inauguration” que conocemos la otra (sí, otra) faceta de este trabajo. El otro matiz con el que Hospitality experimenta empujando aún más los límites de eso que lo definía anteriormente: el sonido electro-vintage-ochentoso que también se hará presente en canciones como: “Rockets and Jets (sin duda una de mis favoritas) o la epítome de pulcritud musical: Last Words”.

It’s Not Serious es otro de los puntos prominentes del disco, pero porque es aquel que más nos remite a ese primer disco que tal vez en algún punto habíamos empezado a extrañar. Es el momento en que Amber Papini apuesta a que la queramos de la misma forma que adoramos a Tracyanne Campbell en cada verso del Underachievers Please Try Harder. Celebrando la picardía y frescura de una dulce voz que nos recita letras sarcásticas.

Las canciones encargadas de cerrar el disco merecen éste párrafo especial dedicado a ellas, porque son las que dotan a Trouble de esa profundidad que anhelaba en su anterior entrega. Sunship es una canción tan hermosa, que viene a reforzar aquello que aprendimos con Vampire Weekend y su “Hannah Hunt” el año pasado: que la belleza a veces puede no ser subjetiva, y de hecho ser universalmente válida. Pongamoslas juntas si alguna vez creamos la playlist: lindura indiscutible.

Por último, Call me After , es esa canción que escuchás en el auto cuando volvés a casa después de una fiesta. Se fue el frenesí y necesitamos calmarnos un poco. Funciona perfectamente, tanto en esa situación como en esta: la despedida de Trouble en cámara lenta. Una linda y eficaz manera de terminar el disco.

Con esta ambiciosa producción, Hospitality supo redimirse hacia quienes subestimaron su primer entrega (aunque nunca con desaprobación, es imposible que ese disco no saque al menos una sonrisa, fue creado para eso). El mérito está en saber que había algo más allá de esa entretenida naiveness. Poder desprenderse de la cómoda simpleza y embarcarse hacia una profundidad que obligue a reconsiderar todo lo anterior, sin por eso menospreciarlo.

El desafío  no está en reconocer los límites, sino en tentar su susceptibilidad al cambio, y eso es a lo que Hospitality apuesta con su segundo disco, a desafiar a aquellos que se vanagloriaban de anticiparlo, y sin embargo ser capaces de mantener intacta su característica principal: ser pacientes en la entrega de ese sentimiento que resulta idóneo a todo tipo de escucha.

Hospitality - Trouble

Hospitality – Trouble

2014 – Merge Records

Sitio | Facebook

01. Nightingale
02. Going Out
03. I Miss Your Bones
04. Inauguration
05. Rockets and Jets
06. Sullivan
07. It’s Not Serious
08. Last Words
09. Sunship
10. Call Me After