Foto: Facebook de James Bay

El británico James Bay ha estado deslumbrando a todos desde su aparición como telonero de Kodaline y Hozier, consolidándose en el podio de los nuevos grandes artistas del Reino Unido. Después de sus tres exitosos EPs The Dark of the Morning (2013, Universal Republic Records), Let It Go (2014, Republic Records) y Hold Back the River (2014, Republic Records) en 2015 presentó su disco debut Chaos and the Calm, el cual fue un éxito total en todas partes del mundo, debutando en el puesto número 1 de varios charts.

Luego de un hiatus de casi tres años, James volvió con fuerza a las redes sociales y a los escenarios para presentar su segundo disco de estudio, titulado Electric Light, que ha debutado en el puesto número 2. Para este disco, James se inclinó mucho más por el caos que por la calma.

Mientras que el primer álbum se caracteriza por un sonido folk uniforme, para esta producción el cantante ha decidido probar con todo tipo de ritmos (he aquí el caos a la hora de señalar un género que englobe el disco). Sin embargo, pese a este mix de estilos, el disco fluye con total naturalidad: no resulta chocante pasar de un glam rock al estilo “R U Mine?” de los Arctic Monkeys con “Pink Lemonade” o “In My Head“, a una canción melódica con góspel como lo son “Us” y “Just For Tonight“.

También nos encontramos con muchos riffs fuertes de guitarras, influencias de T-Rex y Prince (sobre todo en los falsettos de “Sugar Drunk High“) en compañía de sintetizadores bien ochentosos, pero sin perder por completo el folk que representa las raíces musicales de Bay.

Después de escuchar varias veces Electric Light de comienzo a fin (acción necesaria para digerir el álbum por completo para los fans de su material más viejo) podemos afirmar que este álbum es un gran trabajo de transición y maduración para el artista. Bay ha sabido jugar con distintos ritmos, géneros y melodías para acompañar su fantástico poder lírico, y mientras esta decisión podría haberle jugado completamente en contra, no lo hizo: el disco funciona, logra hallar esa armonía dentro del caos, separando su material viejo de este, pero sin perder del todo las bases folk que lo caracterizan.

¿Qué podemos esperar de la música futura de Bay? ¿Optará por volver a la tranquilidad de las guitarras acústicas o vencerán los brillos y las lentejuelas del glam rock? Por nuestra parte, no podemos esperar a ver cómo transita este nuevo material, con muchos deseos de tenerlo pronto sobre un escenario argentino.

James Bay – Electric Light

2018 – Universal

01. Intro
02. Wasted On Each Other
03. Pink Lemonade
04. Wild Love
05. Us
06. In My Head
07. Interlude
08. Just For Tonight
09. Wanderlust
10. I Found You
11. Sugar Drunk High
12. Stand Up
13. Fade Out
14. Slide