La nueva colaboración de Kanye West y Kid Cudi, que fue presentada en las ya habituales “listening parties” del cantante el pasado 8 de junio, hace las veces de lo que en algun momento fue Watch the Throne (2011). Aquel disco colaborativo entre West y JAY-Z mantenía sus identidades (y egos) al descubierto pero esta vez están camuflados bajo un sonido más oscuro, denso e intenso.

En lo que va de este año West prometió lanzar lanzó varios discos en los que oficia como productor, entre ellos lo nuevo de Pusha-T, Teyana Taylor y Nas, además de su nuevo disco, el sucesor de The Life of Pablo.

Destaquemos que Kid Cudi había sido co escritor de varios hits de West en el disco 808s & Heartbreak.

Desde el arte de tapa (diseñada por Takashi Murakami) y el nombre del dúo pintan a esta como una colaboración librada al caos, a la oscuridad y con poco carácter inocente. El disco está meticulosamente armado, ensamblado con detalle y a lo largo de sus veintitrés minutos de duración se erige desde una fuerza invisible que en cada canción se reinventa.

Aunque, seamos sinceros, está lejos de ser un gran disco y solo se trate de un capricho o un intento de reinvención o simplemente de querer acaparar la escena e inflar el ego de un maniático de los detalles como lo es West. Pero quién sabe, las posibilidades pueden ser varias, aunque a veces estos disparos de energía sean algo fallidos.

Bien sabemos que los samples son de uso frecuente en el hip hop, se sirve de ellos y casi existe gracias a ellos y West es realmente un maestro en su uso, pues Kids See Ghosts no es la excepción a esta norma: utiliza samples que van desde Louis Prima hasta riffs de guitarra de Kurt Cobain.

Este disco es corto, conciso y bastante homogéneo, obedece a la fórmula de “7 canciones y 23 minutos” que West desarrolló en los álbumes de todo este año.

Se lo puede escuchar como un gran tema de casi veinticinco minutos donde los colores se mezclan, se retuercen, se chocan entre sí formando paisajes caóticos y desesperanzadores o como pequeñas unidades más breves, como fragmentos cortos. Esos fragmentos casi siempre son interrumpidos de forma abrupta, como si cada una de esas tintas saturadas encontrara de pronto una pared que no la dejara mezclarse con otras. O como una serie de visiones que parecen traicionar nuestros ojos y desaparecen pronto, para darle lugar a otras.

Quizás West sea este mismo fantasma que ven los chicos, pues Cudi queda bastante relegado. Un espíritu que toma otras formas, otros cuerpos e identidades para canalizar sus inquietudes artísticas siempre en movimiento.

Kanye West / Kid Cudi – Kids See Ghosts

2018 – G.O.O.D. Music – Def Jam

01. Feel the Love
02. Fire
03. 4th Dimension (feat. Louis Prima)
04. Freeee (Ghost Town, Pt. 2)
05. Reborn
06. Kids See Ghosts
07. Cudi Montage