Compartir

Sin dudas Suecia (junto a Francia), ha sido uno de los países que más me motivo en cuanto a la música (y cultura) desde que tengo uso de razón, y nos haz generado nuevas promesas del indie pop pero la princesa indiscutible (de los ultimos tiempos musicales suecos) es Lykke Li. No hay nada más que decir, la señorita Zachrisson supera la prueba de fuego al tener un sucesor exitoso del aclamado Youth Novels, y ha sido bautizado Wounded Rhymes, el cual se lanzo, hace poco tiempo, alrededor del mundo.

Introduciéndolos a Lykke Li, tienen que saber que tuvo una vida nómada y de cosmopolita desde que era pequeña, sus padres artistas (una fotógrafa y un músico), se mudaron desde Estocolmo hacia Portugal donde hicieron una vida de aldeanos en un pueblo portugués cerca a las montañas luego se mudaron a la Lisboa y bueno, los años pasan y pesan y decidieron volver a Suecia. Pero las travesias no quedan ahí, la familia Zachrisson no se acostumbra a los inviernos grises de Suecia y pasan esas temporadas entre Nepal y la India, y vuelven cuando comienza a brillar algo de Sol por Escandinavia. Es en sus años de pubertad que descubre a Madonna y se introduce al baile mostrándose ante su familia con canciones de Like a Virgin hasta Erotica, sintió que su sueño era el baile y llego a actuar como bailarina en la televisión sueca como respaldo de artistas. Pero con el tiempo se canso de eso y decidió de seguir tomando de ejemplo a Madonna y con 18 años parte a New York en busca de una oportunidad pero esta vez como cantante. Fueron tiempos duros, se le venció la visa y volvió con su familia, pero nada hizo que se rindiese con su nuevo sueño. Mediante la creación del myspace, alguien la contacto con Bjorn Yttling (Peter Bjorn and John) para que sus canciones suenen con mejor producción, al comienzo la comunicación fue algo dificil, nunca lograban coordinar nada, ella lo llamaba una vez por semana, cada semana durante tres meses, el siempre muy ocupado. Hasta que el dijo que harían un demo y paso que la banda de Bjorn se hizo famosa con su Young Folks y este se dedico de lleno al boom. Hay mucha historia para contar, Bjorn no se olvido de Lykke Li y volvió hacia ella para ayudarla con Youth Novels, y es así (con mucha más historias para contar pero mejor dejarlo ahí) que comienzan la aventura del álbum debut. Regresa a New York para terminar la grabación de un disco con canciones tan melódicas, tan perfectas en cuanto a sus letras, y con un estilo vocal que jugaba a ser una niña tratando de explotar como mujer. Lo cual logro convertirse en una mujer algo turbia pero intimidante como lo es en el nuevo concepto que tiene de si misma y de Wounded Rhymes, que bien podríamos catalogar a Lykke Li como una Caperucita Oscura jugando con lobos como si fuesen sus mejores amigos. Vuelvo a repetir, tal cual Youth Noveles encanto por una larga temporada, Wounded Rhymes nos va a fascinar hasta que vuelva a decidir grabar un tercer álbum que seguro también contara con la incondicional producción de Bjorn Yttling, y otra vez nos va a tener entre sus manos y nosotros la tendremos en nuestros oídos, devolviéndole el gesto complice. Grabar este nuevo disco fue una travesía por territorio norteamericano desde Nueva York, California, el desierto (donde protagonizo el corto Solarium, de su amigo Moses Berkson) hasta llegar a Los Angeles donde se inicio todo.

Hablar de Wounded Rhymes, es totalmente una experiencia que enerve mi sangre, soy un fan confeso, pero trato de ser sincero y cada track de este nuevo álbum tiene una esencia única. Las canciones están plagadas de baterías tal cual tambores tribales de una guerra emocional interior, muy interior de algun despertar sexual (por no decir de sacrificio de vírgenes) pero las letras están llenas de sentimientos paradigmáticos, el amor y el sufrimiento del que deriva de este pero mezclado de sombras y un matiz gris. La canción que abre el disco ‘Youth Knows No Pain‘, también nos abre los oídos con el sonido tribal cual comienzo de ceremonia a lo desconocido es fusionado con el sonido del órgano retro, la percusión de esta canción esta a cargo del baterista de la banda Laakso, Lars Skoglund (y sin dudas hay una ligera pero notoria influencia de Santigold). Es en ‘I Follow Rivers‘, juega con la voz, que si bien, no es la gran voz logra manejarla con gracia desde pequeños a grandes rasgos (grandes críticos la han comparado con Marianne Faithfull y con Nancy Sinatra, podría ser, pero los sonidos de su entorno son otros), y es con los backing vocals que uno siente que es un baile ritual pero dentro de tu cabeza y que te invitan a participar. El lado más comercial de Lykke Li, resalta con Get Some (“Like a shotgun needs an outcome, I’m your prostitute / you’re gonna get some,” ), que bien podria haber hecho esta canción para mostrar el lado sexual que emana de sus poros sin importarle las criticas o para dar la contra y demostrar que puede hacer lo que se le plazca, sin que la metan en el mismo saco que otras chicas de pop rosa. Al terminar la canción uno se da cuenta que le permitimos el desliz, por que no es rosa el tono que le pone, sino gris.

Las otras canciones no adornan mucho el disco porque brillan con luz propia como Rich Kids Blue, que bien podría ser la perfecta banda sonora moderna de una pelicula de terror de Boris Karloff. ‘Jerome‘, es un perfecto trance al limbo con los ecos vocales de Lykke Li y esas palmas acompañadas de los tambores hacen alucinar la promesa de amor escondido en la letra de la canción. Las canciones más simples en cuanto a arreglos ‘Love Unrequited’ (perfecto dark-lullaby al amor) y tranquila pero ensoñadora ‘I Know Places’ dan calma al disco cada vez que se pone estrepitoso. Podría seguir hablando exquisiteces y ahondar en todas las canciones del disco, sin dudas te van a ir gustando cada una de ellas. A mi me parecieron de lo hermosamente arregladas en melodía y armonía ‘Love Out Of Lust’, ‘Sadness Is A Blessing‘ (sin dudas la tristeza contada/cantada desde un lado hermoso), y la canción que finaliza el disco ‘Silent My Song’, sin dudas lograr encerrar el encanto que Lykke Li quizo mostrarnos en Wounded Rhymes, pero que el viaje no acaba aquí, continuara en nuestras mentes sumergidas en las melodias tribales y en las letras emocionales que esta escandinava nos has otorgado.

Lykke Li – Wounded Rhymes (2011)

WebFacebookMyspaceYoutube

Escuchar: GroovesharkSpotify

01. Youth Knows No Pain
02. I Follow Rivers
03. Love Out Of Lust
04. Unrequited Love
05. Get Some
06. Rich Kid Blues
07. Sadness Is A Blessing
08. I Know Places
09 .Jerome
10. Silent My Song