Foto: Facebook de Pusha T

Algunas de las promesas que había realizado Kanye West para este año era lanzar un total de cinco discos (que no precisamente todos serían suyos y en los que hizo las veces de productor) entre ellos el segundo álbum de Teyana Taylor, el nuevo material de Nas, el suyo propio, entre otros y el nuevo de Pusha T luego de 3 años de inactividad.

El último disco del rapero oriundo del Bronx es fuerte, corrosivo, ácido y adictivo. Retrata un poco de lo que fue su carrera como dealer antes de convertirse en músico, al igual que lo hizo en un sus trabajos anteriores. Esta claro que las drogas, los conflictos internos y las luchas contra un universo oscuro y los demonios propios son unos de los pilares centrales de sus trabajos, su inspiración y su forma de ver el mundo.

Kanye West, quien produjo y además colaboró directamente en una las canciones de este disco, contó en una entrevista por radio que pagó aproximadamente 85.000 dólares por la foto que ilustra la tapa de este álbum y obviamente tiene una historia oscura, además de estar íntimamente relacionada con lo que Pusha T expresa en cada una de las siete canciones de este trabajo.

La foto fue tomada en 2006 en el baño de la mansión de Whitney Houston, fue publicada por un tabloide norteamericano e ilustra a la perfección la adicción que la llevo a la muerte: en la imagen pueden verse restos de droga, comida y bebidas, algo que denota las largas jornadas en las que Houston se encerraba para drogarse y que hasta entonces eran solo un fuerte rumor.

If You Know You Know” es el primer tema de este disco y combina samples de una voz deforme que habla a medias, casi siempre tapadas por la voz del rapero y una base bastante convencional, que dicho por él mismo tiene un espíritu freestyle, algo que se mantendrá en el resto del material.

What Would Meek Do?” es el resultado de la ferviente colaboración entre el rapero y West, que mantiene ese espíritu agresivo, frontal y le imprime más oscuridad a este disco corto pero conciso.

Con este espíritu bastante pesimista y oscuro no podemos esperar nada luminoso en este álbum, cuyas melodías insisten, aplastan, hablan de excesos, de adicciones y de dependencias. Y de lleno nos introduce hacia un camino espeso, repleto de líricas y en casi todos los vacíos en la música son llenados por esa voz fuerte, que tiene demasiado poco para callar.

Pusha T – Daytona

2018 – G.O.O.D. Music / Def Jam

01. If You Know You Know
02. The Games We Play
03. Hard Piano [ft. Rick Ross]
04. Come Back Baby
05. Santeria
06. What Would Meek Do? [ft. Kanye West]
07. Infrared