Que lindo cuando tu banda favorita saca un disco nuevo, no? Voy a tratar de ser lo más objetivo posible con esta reseña, aunque no les prometo nada. El octavo disco de estudio de los ingleses, una vez más conmovió al mundo de la música. Lo entregaron un día antes de lo esperado, y todavía se sigue especulando si habrá más.

Son esas noticias que te cambian la cara: saber que Radiohead sacaba disco nuevo en menos de una semana ya era demasiado, y como para rematarla, lo dispusieron para descargar un día antes, porque “era viernes, es casi fin de semana y hay luna llena”, como dijo Ed en el sitio de la banda. La conmoción (y más bien, la emoción) ya había sido acumulada en gran cantidad, solamente faltaba que el rar se descomprimiera, y pasara a las bibliotecas multimedia. Superar a “In Rainbows” hubiese sido una tarea demasiada compleja, por eso mis expectativas no eran tan tan grandes (al menos me mentía a mi mismo…)

Ya sabíamos que iba a tener 8 canciones. Sí, es un disco corto, de 37 minutos, que cuando le empezás a agarrar el gustito, termina. A mi parecer, el disco está dividido en dos: una primera parte que arranca con “Bloom” (los cabeza de radio son expertos en abrir y cerrar discos), le sigue “Morning Mr Magpie”, “Little By Little” y “Feral”; cuatro canciones dominadas por las máquinas, asemejándose más a una continuación de “The Eraser”, el disco solista de Thom. Pero cuando llega “Lotus Flower”, el disco quiebra y comienza un Radiohead más cancionero, más “In Rainbows”, el que tenía ganas de escuchar. “Lotus Flower” se inscribe rápidamente en una de las grandes obras de la banda, con un beat al que nadie se le puede resistir. Le sigue “Codex” (la favorita de casi todos) y “Give Up The Ghost”, donde cobra mucho protagonismo el piano (ah, las guitarras en este disco están, pero no se preocupen si no las encuentran, que a todos nos pasó lo mismo), y la encargada de coronar el disco, “Separator”, una oda a las sonrisas y a la esperanza, única canción del disco que hace referencia al árbol en el que la banda se inspiró para la composición del mismo. Te saca una sonrisa, quizás se te ponga la piel de gallina, porque la voz de Thom está intacta, como siempre y como nunca a la vez.

Puede ser que al principio cueste escucharlo, pero cuando lo vas repitiendo una y otra vez a lo largo del día, terminás enamorándote otra vez, ese amor casi incondicional que algunos tenemos con ellos. Resulta siendo una mezcla entre “Amnesiac”, “The Eraser” y una pizca de “In Rainbows”.

Luego de la histeria generada en las redes sociales, los fans no paran de especular con una segunda parte de este disco, tal como hicieron con “Kid A” / “Amnesiac”, o con “In Rainbows” / “In Rainbows Pt. 2”. La canción “Separator”, por su traducción al español tanto por su título (Separador) como con su contenido: (“Si crees que esto se terminó, estás equivocado”) es la culpable de tirar estos indicios. Habrá que esperar, como también tendremos que esperar que nos bendigan con un nuevo tour y una nueva visita. Lo importante es saber que están ahí: el monstruo del indie sigue vivo, y por lo que parece, hay para mucho rato. Ah, y no, evidentemente no me sale ser objetivo con esta banda, sepan disculpar.

Radiohead – The King of Limbs (2011)

01. Bloom
02. Morning Mr Magpie
03. Little By Little
04. Feral
05. Lotus Flower
06. Codex
07. Give Up The Ghost
08. Separator