Compartir

Emergieron en la mitad del 2008, y para ese entonces eran todo un misterio. No había ninguna información respecto a esta banda: ni biografía, ni fotos de ellos, nada, sólo ese aura de terror que envolvía a la banda desde su primer EP titulado “Yes I Smoke Crack”, con un contenido para nada despreciable, con canciones electrónicas lentas, mezcladas con lo terrorífico, lo oscuro y lo enfermo. Bastante difícil de clasificar. Pero ya pasaron casi dos años de ese entonces, y Salem salió al descubierto, ofreciéndonos su primer LP bajo la extraña etiqueta de “witch house”. Ahora también sabemos que son un trío oriundo de Michigan compuesto por John Holland, Heather Marlatt y Jack Donoghue.Para aquellos que los vienen siguiendo, no tendría por qué desilusionarlos este debut. Es aún más denso que los EPs y grabaciones anteriores, pero que sin embargo obliga a un constante replay. Los recursos siguen siendo los mismos: cambios de ritmo, sintetizadores abrasivos, voces fantasmales y el bendito noise. Los raps de Jack Donoghue suenan tan enfermos, opresivos y desafiantes, que se necesitan las voces angelicales de Heather Marlatt en otros temas para poder balancear este sonido tan místico que ronda entre el shoegaze de Cocteau Twins y de M83.

Podríamos describirlo, entonces como una música de ansiedad y desesperación, del apocalipsis, de una noche muy oscura y fría en la que ves un auto prendiéndose fuego, drogas en callejones perdidos de la gran ciudad, suicidios, iglesias, pesadillas, violaciones, catarsis; todo grabado, obviamente en un VHS. Once canciones para escuchar en los auriculares, caminando, solos, por la noche.

Pero atención, algo muy cierto: puede resultar verdaderamente un tormento para aquél que no ve la belleza en el caos.

 

 

 

 

 

 

 

Salem – King Night (2010)

01 – King Night
02 – Asia
03 – Frost
04 – Sick
05 – Release Da Boar
06 – Trapdoor
07 – Redlights
08 – Hound
09 – Traxx
10 – Tair
11 – Killer

Video de Asia: