Compartir

Es curioso que en estos meses salgan tantos discos de este tipo, parece ser que los del hemisferio norte extrañan el verano. Estos cuatro chicos del West Palm Beach se despachan con Astro Coast, posible banda sonora de cualquier verano, sea el hemisferio que sea.

Aunque la verdad sea que ninguno de ellos surfea, Astro Coast es un álbum lleno tanto de la nostalgia veraniega y ese optimismo primaveral de que los días se empiezan a hacer mas largos, empapándose en un reverberante lo-fi en una crujiente dirección. Combinado con unas voces cuasi punkies y letras tan propias de bandas de esa región del país, influenciados principalmente por The Shins, Weezer y los Beach Boys.


El disco empieza de la mejor manera con Floating Vibes, que es una excelente carta de presentación y ya se puede vislumbrar lo que sera el resto del disco, abordando temas como confusiones en el romance, confusiones sobre la amistad, confusiones sobre el futuro y la religión, como claramente queda expresado en la canción Twin Peaks: el cantante Pitts viaja a Syracuse (N.Y.), ve el film de Lynch y se descarga con una letra de frustracion sexual: “Por que todo tiene que ser una tarea? Soy muy joven para ser derrotado, vamos a burlarnos de eso en el video store con Blue Velvet y otros títulos”, escoltado por unos riffs y baterías tan alegres que hasta dan ganas de saltar; o en Catholic Pagans, tema encargado de cerrar el disco y que su nombre lo dice todo.

Surfer Blood – Astro Coast

01 Floating Vibes
02 Swim
03 Take It Easy
04 Harmonix
05 Neighbor Riffs
06 Twin Peaks
07 Fast Jabroni
08 Slow Jabroni
09 Anchorage
10 Catholic Pegasus