Foto: Juan Curto

Cada vez que volvemos a toparnos con un paisaje, una fotografía o un recuerdo no es casual que nos invada el resabio del ayer. Los sentimientos que despiertan esos objetos o espacios físicos, aunque inanimados y detenidos en el tiempo de nuestra mente, poco a poco afloran en lo profundo del pecho y se estampan en el rostro, volviéndose palpables al contacto con nuestro cuerpo.

Parecería que Sin fecha de retorno nos brinda un conglomerado de sensaciones de ese tipo. La nostalgia de volver a esos viejos lugares de la infancia donde nos enamorábamos de un lago, el miedo a enfermarnos, a las manchas de humedad o a no llegar a conocer playas y horizontes que alguien nos dibujó a través de un relato, son algunas de las temáticas que tocan las letras de este nuevo disco. A través de una voz potente y aterciopelada que no da lugar a espacios vacíos en la composición melódica, pero que no descuida la sutileza, Alelí Cheval, guitarrista y cantante de corazón brasilero y nacionalidad argentina, en conjunto con su partener venezolano Gustavo Plaza, nos cuentan historias cotidianas o de fantasía, que tienen relación con su historia de vida. Todo esto clava imágenes en la retina de las calles de Buenos Aires bajo el agua, como es el caso de la canción “A bucear”, de pueblos de alguna parte recóndita de Brasil en “Paranapanema” o el pánico que da el hacinamiento de gente en “Agorafobia”.

Al igual que en su primer trabajo Pasaje para dos, la fusión del post punk y la electrónica están a la cabecera, pero desde un lugar más cálido y ya no tan oscuro, logrando un cambio sonoro que se reconoce desde la primer melodía. Esta banda no acepta encasillarse en un formato y esto produce la variación de estilos a lo largo de los 10 tracks que componen el álbum; no por esto pierden de vista el objetivo de plasmar y mantener un sonido real, que es producto de la combinación de sus instrumentos y de diferentes programaciones digitales.

La novedad de las bandas de estilo indie y las influencias de ambos integrantes se reconocen a la hora de desmenuzar cada canción, que rememoran bandas como Crystal Castles o Grimes, cuyas melodías están cargadas de sintetizadores y sonidos analógicos. Estos estilos fogonean toda la estructura melódica, que a su vez logra combinarse con pasajes de baterías electrónicas con ritmos que van desde el trap hacia la electrónica, un bajo que liga el funk con el groove y una guitarra que parecería llevar adelante la función de seguir el rastro que va dibujando el murmullo de la voz, una voz que rememora agrupaciones como Portished o Goldfrapp.

Parecería que todo el entramado de voces y sonidos que inventaron en Pasaje para dos, los hizo sacar la vuelta sin retorno, en un viaje de búsquedas que no tiene fronteras.

El próximo viernes 3 de agosto a las 21hs, se estarán presentando en Multiespacio Korova (Paraguay 4667, CABA), junto a Re signados, Divina encarnación, Penny peligro y Lxs Ellxs. Evento en Facebook.

Telefonema – Sin fecha de retorno

2018 – Independiente

01. Caribe 442
02. Los espejos
03. La impuntualidad
04. Agorafobia
05. Paranapanema
06. Lácar
07. Buzones rojos
08. A bucear
09. El tema de la humedad
10. Proceso