Compartir

Empecemos con un poquito de historia y contextualización: en 2003 un tal Adam Granduciel de Oakland, California se muda a Filadelfia y allí conoce a Kurt Vile, con quien empiezan a hacer música en conjunto. Comienzan a tocar como The War On Drugs a partir de 2005 y editaron un EP de manera independiente. Mientras, en esta temprana edad de la banda, tenían varios colaboradores, entre ellos los que conforman hoy el otro cuerpo de la banda: Dave Hartley (bajo) y Mike Zanghi (batería). Después de varios cambios en la formación, en 2008 Kurt Vile abandona el grupo y se dedida por completo a su carrera solista. Destacable mencionar que el muchacho sacó ese año un gran disco, “Smoke Ring For My Halo“.

Luego de un EP más, “Barrel of Batteries” en 2008 y un larga duración, “Wagonwheel Blues” del mismo año, este agosto nos sorprendieron con la llegada de un segundo álbum: “Slave Ambient“. Y convengamos que citar a Bob Dylan, Bruce Springsteen y My Bloody Valentine como una influencia es difícil de demostrar, pero los muchachos saben lo que hacen.

Si de etiquetar se trata, podemos convenir que el trío de Filadelfia se dedica a un folk psicodélico, o un folk rocker. Y este segundo disco es una fiel demostración de ello. Cada uno de los músicos hace su papel y logran una obra remarcable, de esas que no son de instantánea escucha. Lleva su tiempo digerirlo, y hay que escucharlo varias veces para que encante, entenderlo y seguir descubriendo cosas nuevas, como por ejemplo la armónica en “Baby Missiles” o los cuernos de “The Animator” que unen con el siguiente track (y uno de los clásicos instantáneos de la banda) “Come to the City“.

Te puede interesar:  Mumford and Sons publica el primer adelanto: "Believe"

Tienen pasajes más (justamente) “ambient”, repetida fórmula a la entrega previa de la banda. “Baby Missiles” se incluía en el EP anterior y realmente destacaba. Acá lo vuelve a hacer, junto a otro de los puntos altos del disco, que es en donde la cuestión se pone más arriba y logran quebrar con lo que venían haciendo como es el caso de “Your Love Is Calling My Name“.

El disco se agota en 45 minutos y quizás no tengas la necesidad de volverlo a escuchar de inmediato. Capaz que pasen días, o semanas hasta que lo retomes. O a lo mejor salta en shuffle alguna canción y te cautiva, pero no caben dudas que este colectivo musical sabe hacia dónde se dirige.

The War On Drugs – Slave Ambient

Secretly Canadian – 2011

MySpace |Sitio | Escuchar en Grooveshark

01. Best Night
02. Brothers
03. I was There
04. Your Love is Calling my Name
05. The Animator
06. Come to the City
07. Come for It
08. Its your Destiny
09. City Reprise #12
10. Baby Missiles
11. Original Slave
12. Black Water Falls