Compartir

Empecemos con un poquito de historia y contextualización: en 2003 un tal Adam Granduciel de Oakland, California se muda a Filadelfia y allí conoce a Kurt Vile, con quien empiezan a hacer música en conjunto. Comienzan a tocar como The War On Drugs a partir de 2005 y editaron un EP de manera independiente. Mientras, en esta temprana edad de la banda, tenían varios colaboradores, entre ellos los que conforman hoy el otro cuerpo de la banda: Dave Hartley (bajo) y Mike Zanghi (batería). Después de varios cambios en la formación, en 2008 Kurt Vile abandona el grupo y se dedida por completo a su carrera solista. Destacable mencionar que el muchacho sacó ese año un gran disco, “Smoke Ring For My Halo“.

Luego de un EP más, “Barrel of Batteries” en 2008 y un larga duración, “Wagonwheel Blues” del mismo año, este agosto nos sorprendieron con la llegada de un segundo álbum: “Slave Ambient“. Y convengamos que citar a Bob Dylan, Bruce Springsteen y My Bloody Valentine como una influencia es difícil de demostrar, pero los muchachos saben lo que hacen.

Si de etiquetar se trata, podemos convenir que el trío de Filadelfia se dedica a un folk psicodélico, o un folk rocker. Y este segundo disco es una fiel demostración de ello. Cada uno de los músicos hace su papel y logran una obra remarcable, de esas que no son de instantánea escucha. Lleva su tiempo digerirlo, y hay que escucharlo varias veces para que encante, entenderlo y seguir descubriendo cosas nuevas, como por ejemplo la armónica en “Baby Missiles” o los cuernos de “The Animator” que unen con el siguiente track (y uno de los clásicos instantáneos de la banda) “Come to the City“.

Tienen pasajes más (justamente) “ambient”, repetida fórmula a la entrega previa de la banda. “Baby Missiles” se incluía en el EP anterior y realmente destacaba. Acá lo vuelve a hacer, junto a otro de los puntos altos del disco, que es en donde la cuestión se pone más arriba y logran quebrar con lo que venían haciendo como es el caso de “Your Love Is Calling My Name“.

El disco se agota en 45 minutos y quizás no tengas la necesidad de volverlo a escuchar de inmediato. Capaz que pasen días, o semanas hasta que lo retomes. O a lo mejor salta en shuffle alguna canción y te cautiva, pero no caben dudas que este colectivo musical sabe hacia dónde se dirige.


The War On Drugs – Slave Ambient

Secretly Canadian – 2011

MySpace |Sitio | Escuchar en Grooveshark

01. Best Night
02. Brothers
03. I was There
04. Your Love is Calling my Name
05. The Animator
06. Come to the City
07. Come for It
08. Its your Destiny
09. City Reprise #12
10. Baby Missiles
11. Original Slave
12. Black Water Falls