Compartir
Foto: Eliot Lee Hazel

Tune-Yards es un dúo oriundo de New England, Estados Unidos, compuesto por Merrill Garbus y Nate Brenner. Comenzó como un proyecto solista de Merrill, pero en 2011 Nate se incorporó como bajista colaborador. Tienen un estilo que podría encasillarse dentro del indie-pop con fuertes tendencias de afro beat y con mucho énfasis en la percusión, pero cada disco nuevo incorpora elementos diferentes que lo vuelve un capítulo interesante y único dentro de la discografía de la banda. Fundada en 2006, es una de las bandas que más ha innovado dentro de la música pop en los últimos años.

La última vez que supimos de ellos fue en 2014, donde sorprendieron con el álbum Nikki Nack, que reemplazaba las brillantes secciones de metales del disco w h o k i l l (2011) por un uso más intenso de sintetizadores y elementos de percusión electrónica. Nikki Nack incorporaba elementos de freak folk y tenía un enfoque lírico bastante personal, donde Merrill hablaba sobre temas como la autoestima, la nostalgia por los tiempos mejores y la rutina. Es sin dudas un álbum brillante al cual puede ser difícil encontrarle la vuelta debido a lo extraño y bizarro que puede ser la música y porque el estilo vocal de Merrill Garbus puede ser “un gusto adquirido” pero no debería ser ignorado por nadie que disfrute de la música de artistas como Dirty Projectors o Animal Collective.

Rondando noviembre de 2017, el dúo volvió con los cortes de difusión “Look at Your Hands” y “ABC 123” y la noticia de que en enero de 2018 lanzarían su nuevo disco I Can Feel You Creep Into My Private Life. Estas nuevas canciones presentaban un sonido más pulido y suave, con bases de música house y con una presencia más fuerte del bajo de Nate. “ABC 123” también incorporaba una letra abiertamente política, lo cual no es algo llamativo en una canción de Tune-Yards, y un ritmo bailable irresistible. La banda adelantaría un poco más con la canción “Heart Attack” y luego lanzaría este nuevo álbum. ¿Con qué nos sorprenderían Merill y Nate esta vez?

Por ponerlo de un modo conciso: Este disco es una mezcolanza de estilos y de sonidos que, a pesar de ser muy diversos, se siente bien anclado en una misma idea. “Heart Attack” abre el disco y ya de entrada nos muestra que lo que vendrá será un poco más electrónico que otros álbumes de esta banda. El uso fuerte de sintetizadores ochentosos y la producción espaciosa le dan a Merrill Garbus la oportunidad de desarrollar una de sus mejores melodías vocales hasta la fecha, fuertemente inspirada en la voz de Nina Simone. Es definitivamente una de las mejores canciones del disco. Avanzando en el álbum, podemos notar que mientras algunos tracks como “Honesty” o “Look At Your Hands” toman inspiración de la música house, hay temas como “Hammer” que se sienten como canciones clásicas de Tune-Yards, con ese uso tan distintivo de la percusión. Si bien podría pensarse que esto podría resultar en una falta de cohesión, estos tracks tan diferentes entre sí conviven muy bien dentro de este disco y nada se siente fuera de lugar.

Por otra parte, este álbum presenta los temas más experimentales de la banda hasta la fecha. Cabe destacar el tema “Colonizer”, el cual comienza con un gentil rasgueo de ukelele pero que deviene instantáneamente en una ominosa y disonante odisea que presenta un beat galopante y una línea de bajo increíble, que hacia el final se vuelve cada vez más caótico utilizando sampleos vocales de forma cada vez más ruidosa. Pasan tantas cosas al mismo tiempo que es difícil registrar qué estás escuchando. “Home” también es genial porque tiene un comienzo espacioso y liviano, con una voz que repite como un mantra “She is a fool”, pero hacia la mitad de la canción ocurre un cambio de beat que vuelve a la canción abrasiva y desafiante. Lo que la vuelve excelente es ver cómo estas dos ideas confluyen una en la otra hacia el final de la canción.

En cuanto a la temática del disco, podría decirse que este es el disco más político de Tune-Yards hasta la fecha. Si bien el título del mismo podría dar a entender que se trata de cómo nos observan a través de nuestros dispositivos móviles (o al menos eso pensaba yo), lo cierto es que lo que se mete en nuestra vida privada no son los ojos de las personas, sino ciertas ideas, ciertas conductas. Este álbum es un manifiesto sobre cómo lo personal es inherentemente político. La canción que refleja más fuerte este tema es “Private Life”, donde se repite el mantra “I can feel you creep into my private life” mientras que la letra habla sobre cómo uno, si es introspectivo, puede encontrar en su mente pensamientos y conductas que jamás pensó que podría tener, por eso es que Merrill repite “Review yourself” hacia el final del tema. Es una canción que invita a cuestionar cómo actuamos y pensamos. “ABC 123” es directamente una canción que podría ser el soundtrack para una revolución millenial. La performance de Merrill es increíble y la letra es un llamamiento bastante audaz a no quedarse quieto frente a las injusticias políticas y humanitarias que se cometen en la propia patria.

Si tuviera que mencionar mis problemas con este disco, uno de ellos sería que hacia el final se vuelve un tanto desordenado y poco interesante. “Who Are You” se siente como un interludio derivado de la canción que le precede y es una canción donde siento que no pasa nada interesante, podría tranquilamente no haber estado en el tracklist. Es el mismo problema que tengo con el segundo tema, “Coast To Coast”. Y la última canción, “Free”, si bien tiene un concepto interesante, creo que puede ser un tanto estresante debido al uso muy saturado de samples vocales multi-trackeados de la voz de Merrill, que funcionan casi como un instrumento más. Sin embargo, la ejecución de esta idea deja que desear y resulta un tanto densa.

Dentro de todo, podría decirse que este es el disco más maduro de Tune-Yards hasta la fecha. Este sonido más pulido le da más espacio a Merrill para desarrollarse como vocalista y produjo varios experimentos más que destacables. Si te gusta la música extraña, poco convencional y con tintes políticos e introspectivos, puede que I Can Feel You Creep Into My Private Life sea lo que estás buscando en este 2018.

Tune-Yards – I Can Feel You Creep Into My Private Life

2018 – 4AD

01. Heart Attack
02. Coast to Coast
03. ABC 123
04. Now As Then
05. Honesty
06. Colonizer
07. Look At Your Hands
08. Home
09. Hammer
10. Who Are You
11. Private Life
12. Free