Compartir

A veces siento que el mundo en el que vivimos da muchas vueltas en su propio eje y esto hace que el pasado converge con el presente, y aquí un resultado que suscitara revuelo en Europa… la vuelta del yé-yé. He aquí a una linda rubia, nada tonta, que nos sorprende con un disco en solitario (en banda Vanessa and the O’s) con un sonido retro pop tanto bailable y emocional como las chansons que adornan el disco alrededor de Bon Bon Bon, canción incluida en la banda sonora de Killers (comedia protagonizada por Aston Kutcher y Elizabeth Heigl). Vanessa nació en Francia pero es mitad peruana, se crío en las Islas Canarias los primeros años de su vida, volvió a París para empaparse de cultura y actualmente reside en Londres. Tantos cambios han hecho que Vanessa juegue con muchos géneros pero en este disco es donde demuestra la pasión y el amor que tiene por Serge Gainsbourg y Brigitte Bardot, y es al pasar el disco que uno piensa que ella pudo ser la hija que nunca tuvieron. Esta clara la influencia que tiene Vanessa de los anteriores mencionados, esta claro que ronda las semejanza de BB al oir el yé-yé más bailable que cualquier otro en Bon Bon Bon pero sin dudas la supera en expectativa sensual en cuanto a su provocativa voz, pero también podemos ver el lado juguetón muy a lo France Gall, y en ciertas ocasiones un aspecto fuerte con sombra a lo Hardy en matices grises. Sin dudas no podría faltar la mayor influencia de las fragiles sourires, como lo es Jane Birkin y es en C’est Magnifique que notamos su mayor presencia, pero en vez de parecer aniñada parece una lolita entrando a la madurez. Y notamos, también, en Porquoi Pas la mayor tonalidad orquestal de nuestro desgraciado favorito Serge Gainsbourg. Pero no son los únicos, Vanessa hizo la tarea al escuchar los viejos vinilos de su padre, cual fan des sixties, y logro un disco retro cual tributo de aquella época, donde no solo habita Gainsbourg en lo orquestal, encontramos melodias totalmente ornamentales y ambientales cual Jean Claude Vannier meets Alain Goraguer. Donde no solo juega Bardot (con sus juegos vocales), Birkin (en su lado más Lolita), Gall (en los ritmos más alegres) juega con otras lindas niñas de la época como Anna Karina, Jacqueline Taieb o Zouzou, todas habitan en ella. Sin dudas Vanessa supo exponer lo que quería a los chicos de Skeewiff (Alex Rizzo y Elliot Ireland), y la apoyaron para crear Allez Pop!.

Pero no crean que Vanessa es una advenediza en la música y que supo hacerlo bien, fue a los 16 años que abandono la escuela y que ella consiguió un contrato musical sacando un primer disco, decidió dejar París y viajar por Inglaterra, vivio el Madchester. Formo Espiritu alrededor de los 90’s mostrando un lado experimental electrónico jugando con su origen latino y mezclando samples de ritmos latinos hasta el hip hop (para entonces morena…). Paso por Brighton pero decidió establecerse en Londres, es en el camino que empieza a conocer a los músicos que forman the O’s, la banda que la hara soporte para un proyecto de ideas compartidas y de muchas influencias. Conoce a Lou Reed y re-graban juntos Sunday Morning, aparece como invitada especial de Scott Walker en su album Drift. Aparece en un compilado tributo para Ennio Morricone, es sin dudas Vanessa una figura que se mueve y sabe demostrarlo, como para no perder de vista su figura.

Vanessa Contenay-Quinones – Allez Pop! (2011)

WebMyspace FacebookTwitter
Escuchar en: Spotify | Soundcloud
Comprar en: Itunes

01. Bon Bon Bon (As Featured On Killers)
02. Pourquoi Pas
03. Quand Tu Me Dis (Doop Doop)
04. C’est Magnifique
05. Près De Toi
06. Pluies De Paris
07. Odyssèe
08. Thème Du Matin
09. Je Reviendrai
10. Thème Du Matin (Reprise)
11. Private Affair (Bonus Track)