En el año 2014 el cantante y guitarrista Juan Pablo González (mejor conocido como Reno) deja la ciudad de La Plata para instalarse en Capital Federal, dejando en buenos términos su banda Los Castores Cósmicos. Con ellos lanzó temas que recorren tanto el country y el folk de cantautor de Neil Young o de Bob Dylan, hasta composiciones más alternativas propias del mismo Kurt Cobain, o hasta incluso de Meat Puppets. Una vez instalado acá, Reno decide re-versionar los temas que venía componiendo tanto como miembro de Los Castores como de forma solista. Para ello, decide implementar el sonido shoegaze de My Bloody Valentine, el noise rock de Sonic Youth, y la pesada carga melancólica de los pioneros del indie argentino, los Jaime Sin Tierra. “Ellos son mi modelo a seguir”, dice Reno. “Es la banda que más me influyó a la hora hacer indie sin tener que decir: abajo el sistema. Cuando salió Jaime, las únicas bandas que eran under eran las punks.” Reno también cita como influencias a bandas como Perdedores Pop, Suárez y Compañero Asma. “Se puede cantar que una chica te dejó, desde el underground. Si te pasaban un casete o un CD grabado en esa época, tenía que ser fuerte. No se solía hacer música underground melódica, la música melódica solía estar en la televisión.”

La necesidad de presentar los temas en vivo da origen a Agrupación Musical Ayrton Senna, para lo cual Reno decide llamar a músicos tales como el baterista Juan Pablo Menchon (al cual conoce desde jardín de infantes, y con el cual se inició en la escena musical en su ciudad natal de Dolores) y a Federico Santa Ana, bajista de Los Charmanders, con quienes comparten actualmente la misma sala de ensayo en el barrio de Villa Crespo (Pato López de Los Charmanders estaba reemplazando al baterista Juan Pablo Menchon al momento de la entrevista). “Siempre pensé que, si tuviera que poner a un bajista en la banda, tenía que ser él. Quería un bajista de ese estilo porque me hacía acordar al de Foo Fighters” dice Reno sobre Fede, ingeniero de sonido y dueño del Estudio Boyacá, en donde grabaron este año Un Amor Pop, un disco que continúa la línea estridente y efectista de su primer EP Te Buscaré en el Amanecer (2015), ambos materiales editados bajo el sello Laptra.

En muchas reseñas sobre ustedes, se nota muy seguido la palabra “oscuridad” a la hora describir su sonido, tanto en estudio como en vivo. ¿Creen que es realmente así?
“Honestos diría, más que oscuros”, acota Macarena Balagué, la violinista de la banda. Maca entró a la formación cuando Reno decidió añadir algunos arreglos de cuerdas para sus temas. “Cuando yo no tenía dónde vivir, ella me dio un cuarto, hace como dos años.” relata Reno. “Yo le insistía de sacar el violín, porque lo había descubierto adentro de un placard, y ella no lo tocaba. Yo ya tocaba temas de Ayrton Senna, antes de conocerlo a Fede, y le decía a Maca: tocá arriba de mí. Y ella tocaba. Yo ya tenía una visión” Luego de presentarla en sociedad el espacio Naranja Verde, Maca pasó de ser artista invitada a miembro estable. Para ella, tocar en una banda con otros músicos es algo totalmente nuevo. “Yo estudié en un conservatorio, así que imaginate, nada que ver. En un momento no prosperó, así que chau, estaba re frustrada. Todo porque venía de la tradición de la música clásica, es una contradicción muy individual. Lo primero que aprendés a tocar son obras, no es necesario juntarte con otras personas”.

¿Usás algún tipo de efecto?
Maca: -Lo que estoy experimentando es que el violín sea un montón de cosas al mismo tiempo, que suene como un tecladito. Uso un delay, una distorsión leve, un chorus, y voy alternando y viendo qué onda.

La idea de agregar un violín a la banda surge de la admiración de Reno por la banda de rock experimental Fútbol, pero más que nada por su fanatismo por la Velvet Underground. “Practicamos ‘Heroin‘ todo el tiempo. Yo tenía una banda tributo con mi amiga Srta. Trueno Negro, y tocábamos el disco White Light, White Heat entero.”

¿Cuantos temas de Un Amor Pop son composiciones solistas de Reno y cuantas compusieron con la banda?
Fede: Las composiciones son casi todas de Reno solista. El disco lo hicimos medio como en el estudio. Él vino con los temas y los ensayamos un poco. Pero con el batero grabaron la base, y ahí lo fuimos arreglando.
Reno: Yo tenía toda una idea en la cabeza. Como no sé de música en el sentido de lectura, solo podía dar ejemplos, por eso costó tanto hacerlo. Si bien no hay tanta estructura de notas complicadas, lo que sí hay son texturas complicadas. Lo que tiene de diferencia este disco con el otro, y que a mí me gusta mucho más, es que se puede tocar todo el disco con una guitarra criolla y queda bien. Siempre estuve más a favor de la canción que del sonido.

Un Amor Pop, ¿es un disco conceptual?
R: Sí, pero no porque pensé “el disco tiene que ser así o asá”. Yo quería hacer un disco de mi edad, que sea serio, por eso agarré un montón de párrafos que tenía escritos sobre situaciones en un tiempo real. El concepto se basa en que primero uno ve la situación desde adentro de una relación amorosa, y después desde afuera. No con tintes “emos” ni llorones ni nada, sino solo contar una historia; sin tratar de meter la subjetividad, que es medio complicado. Bah, es imposible en un ser humano no ser subjetivo.

Todos los músicos suelen tener un contexto que los influencia durante el proceso de composición: discos, libros, películas. ¿Les pasó algo así con los temas de Un Amor Pop?
R: Sí, la literatura es demasiado obvia, y eso me gusta. García Márquez, por ejemplo. El Amor en los Tiempos del Cólera lo voy leyendo ya veinticinco veces, y Sobre Héroes y Tumbas lo he leído veinticinco veces también. Y Automatic For The People de R.E.M. también. Lo escuché creo que veinticinco mil veces a ese disco, hasta que fui a Parque Centenario y me lo compré en vinilo mientras grabábamos éste disco.
F: Yo en realidad creo que fue la investigación lo que me influyó. Me estoy poniendo un estudio de grabación, donde grabamos e hicimos el disco; fueron las ganas de hacerlo sonar más que nada. También estuve escuchando mucho The Replacements y a Paul Westerberg solista, que tiene algo de pop.
R: The Microphones en el tema del sonido también. Y vengo escuchando muchísimo a Los Tres, de Chile, por el tema de cómo hacer melodías de voces. Y a Michael Stipe de R.E.M., que lo volví a escuchar en su época más ochentera. Nunca había prestado atención a la melodía de las voces en mis bandas anteriores, trataba de cantar más monocorde. Y ahora empecé a darle mucha más importancia.
M: Yo hace dos meses que metí el iPod en el lavarropas y estoy en silencio. Es un momento medio trágico.

Fotografía: Julieta Bugacoff
Fotografía: Julieta Bugacoff

¿Por qué titularon al disco Un Amor Pop?
R: Porque habla de un amor: la relación que relata el disco es popular. Y el sonido es pop. Si vos sacás los acordes, tenés una guitarra haciendo Sol, Re Do. Eso es lo que buscamos, no buscamos ninguna locura. En cambio, en otros discos yo sí metía más cuerdas disonantes. Yo no suelo hacer discos pop.

¿Cómo surgió subir Un Amor Pop a Spotify?
R: Cuando subí el disco a Bandcamp, un amigo que no tiene mucho que ver con el sello, Carlos Sesma, me dijo: “Che, ¿querés que te lo suba a Spotify?” “De una”, le dije. El chabón lo hizo de onda, banca a las bandas, te va y te compra el disco por más que lo tenga… y Spotify le había regalado mbs para subir. Y para mí era como “guau”, porque hoy en día es eso. Yo no estoy al día, pero voy a la casa de gente más chica y está.

¿Por qué la gente tiene que escuchar Un Amor Pop?
R: Porque es buenísimo, ya desde antes de que salga. Me parece más careta decir “Ay, no, para mí no está tan bueno”. Si lo voy a grabar, si lo voy a subir a redes, es porque considero que está bueno. Sino soy un hipócrita conmigo. Y si voy a ser un hipócrita conmigo, ¿qué me queda para los demás?

¿Qué sigue ahora que el disco ya salió? ¿Dónde lo van a presentar?
R: Todos me lo preguntan eso, pero no sé. No tenemos a nadie.
F: Queremos presentarlo, pero todavía no nos respondieron de los lugares.
M: Hay que expandir nuestros horizontes. Me di cuenta que conozco un montón de gente que me podría llegar a prestar un lugar, pero yo siempre pensé en un lugar perfecto, ideal.
R: Yo lo quiero presentar en el garaje de un amigo. Invitar a diez personas que yo considere que saben de música y que me escuchen. No me preocupa tocar, porque sé que no se puede tocar. La gente no se fija si el disco es bueno o malo. Es otra cosa lo que mueve a alguien a que genere una fecha, y menos con la música independiente.

¿Hay algún lugar en especial que quieran tocar?
F: Sí, en el Luna Park. Me gustaría por ejemplo abrir el show de alguien.

¿De quién, por ejemplo?
R: De Mudhoney. O de Jonathan Richman.

¿Y de acá?
F: Creo que de acá la onda es llevarte bien, es como tocar con amigos. Las bandas con las que tocás son bandas con las que conocés a la gente, más allá de la música. De hecho, me parece que con la música under organizar una fecha por como suenan las bandas es medio aburrido.

¿Te considerás parte del ambiente indie, Reno?
R: Nunca me sentí indie, desde que tengo 22 años. Del sello sí, pero porque somos todos amigos. Pero del ambiente no, nunca. A mí me criticaban cuando yo decía que los primeros indies fueron los Redondos. Hablaban que indie era un concepto musical, y no la independencia. Entiendo que hay dos facciones, pero yo reconozco mi independencia; porque, de hecho, los Redondos también hacían una música que no se hacía acá.

¿No te sentís a la par de bandas del ambiente como Bestia Bebé, por ejemplo? Tanto personal como musiclamente.
R: Yo de hecho los primeros temas de Ayrton Senna los tocaba con Chicho en el bajo y con Tom en batería, porque él tocaba la batería en mi banda favorita que es Go-Neko!. Personalmente son mis mejores amigos, pero musicalmente somos dos cosas distintas. Me parece buenísimo lo que hacen, tocan re bien, pero es otra cosa. Me pasa también con gente de mi mismo edificio que conoce a El Mató. A mí no me llama la atención porque me fui con Chango (Santiago Motorizado) de vacaciones. Mis asados son con ellos, son mi grupo de amigos. Pero bueno, después veo que llenan tres veces Vorterix y sí, son grosos porque tienen unos temas hermosos, como Bestia.
F: Para mí lo que tiene de bueno el indie es la variedad.
R: Hoy le propuse a Fede hacer algo totalmente acústico. Con un bajo acústico, una guitarra acústica y micrófonos de aire, y editarlo en vinilo. Yo quería que a este disco a nadie le guste. No de rebelde, sino porque estaba pasando una etapa fea sentimental, y terminó siendo re pop. Quería que sea totalmente lo contrario.

¿Escucharon alguna banda en el under que suene como suenan ustedes?
R: No conozco, tal vez hay. Por eso digo que escuchen el disco porque me parece que es bastante original. Yo lo hablé con gente del ambiente, y también con gente del periodismo, y me dicen que no conocen a alguien que suene como nosotros.
F: Mejor ser únicos.
R: Si, a mí me encanta eso. Ser como un bicho raro me encanta.

Fotografía principal: Julieta Bugacoff