allah-las

Provenientes de Los Ángeles y formados en el año 2008, Allah-Las llega a nuestro país por primera vez para presentar su segundo disco Worship the Sun (2014, Innovative Leisure). Con un sonido que captura lo despreocupado del aire de California y una vibra que combina el romanticismo y la nostalgia de los años ’60, el grupo se embarca en una gira por Latinoamérica que los llevara por Brasil, Chile y Argentina.

Tuvimos la suerte de charlar con Matthew Correia (Baterista/vocalista), y nos contó sobre lo que espera en su primera visita por la región, sobre el proceso de grabación y las influencias del grupo a la hora de hacer sus canciones y las diferencias entre su disco debut y el nuevo, entre otras cosas.

¿Cómo se sienten con la visita a nuestro país y a Latinoamérica?
No podemos esperar, estamos muy emocionados. Siempre quisimos ir a la Argentina y esta vez será nuestra primera vez ahí, y a su vez es nuestra primera visita por Latinoamérica. La verdad estamos todos muy contentos con la oportunidad de presentarnos en vivo allá.

¿Tendrán tiempo de visitar y conocer la ciudad?
Sí, creo por suerte vamos a tener un tiempo libre para conocer la ciudad y de paso visitar algunos amigos que tenemos ahí.

¿Qué podemos esperar del show? ¿Cómo se transmiten las nuevas canciones en el escenario?
Probablemente toquemos viejas y nuevas canciones, de nuestro debut y del nuevo álbum. Tal vez lleguemos a tocar algunas canciones en las que estamos trabajando. Vamos a intentar que sea una mezcla de todo eso. Las canciones del nuevo disco suenan diferente en vivo, pero sin dejar de sonar como nosotros. No sé si los demás pueden notarlo a simple vista pero sí nosotros. Tratamos de traer algo nuevo a los shows en vivo, damos más espacio a la improvisación, probamos cosas diferentes, intentamos no sonar igual que en el disco, y creo eso lo hace más divertido.

¿Encuentran que hay muchas diferencias entre este disco y el anterior?
Sí, hay algunas diferencias. Son similares en algún punto, hay cosas diferentes que no estoy seguro todos puedan notar. La verdad esperamos que al público le gusten los dos de maneras diferentes, eso es lo que buscamos.

¿Siempre graban en el mismo lugar? ¿Qué influencias tienen a la hora de hacer su música y de escribir las letras?
No, siempre trabajamos en diferentes lugares. Los procesos fueron diferentes a la hora de grabar este disco y el anterior. Todas las canciones del debut son canciones que tocamos en vivo durante un tiempo, elegimos las doce que más nos gustaban y las grabamos todas en el mismo estudio. Para Worship the Sun, nos manejamos diferente, la mayoría de canciones las grabamos en estudio en el mismo momento, sin tener ninguna preparación previa, lo que nos permitió experimentar mucho más, y pudimos tomarnos nuestro tiempo. Los dos discos fueron grabados en diferentes procesos pero nos gustó cómo quedaron, resultados distintos pero quedamos satisfechos de la misma manera. Para nuestro próximo lanzamiento nos gustaría poder tener lo mejor de esos dos mundos con algo nuevo.
A la hora de hacer las canciones, depende del momento, a veces uno de nosotros trae la letra y trabajamos sobre eso. Otras veces tenemos un instrumental y escribimos y grabamos la canción encima de eso. A la hora de escribir las canciones nos basamos en experiencias personales y también en cosas que les pasan a nuestros amigos y conocidos.

¿Qué significa la música y poder tocar en vivo para vos? ¿Te imaginas haciendo otra cosa en la vida?
Nunca había estado en una banda antes, a decir verdad es algo fabuloso. Amamos viajar por el mundo, así como también amamos poder tener la oportunidad de grabar y componer música en un estudio. Disfruto de tocar en lugares pequeños y en grandes festivales. Cada experiencia es distinta e inesperada, es un estilo de vida asombroso, a mí me hace sentir muy bien y estoy muy agradecido a la vida.

Muchas gracias Matthew por la entrevista y no podemos esperar a verlos este domingo en Buenos Aires.
Gracias a ustedes amigo, nosotros tampoco podemos esperar, esperamos verlos ahí y poder saludarnos.