Compartir

A finales de los noventas, una banda de Urbana, Illinois, irrumpiría en la escena alternativa marcando un hito en la historia musical de estas décadas con un álbum debut autotitulado. La banda era American Football, y en las canciones de aquel disco elaboradas melodías y letras introspectivas que hablaban de cómo lidiar con los sentimientos de la adolescencia tomaron un crucial protagonismo. Fue esa sensibilidad y estilo que, en contrapartida a nivel sonoro coqueteaba con el math rock, el jazz y el folk, lo que hizo al proyecto liderado por Mike Kinsella uno de los más trascendentes de su era a pesar de que la banda se disolvió con la llegada de los 2000s.

Más de 15 años después de dicho álbum, y tras más de una década de inactividad, casi que presionados por el pedido incesante de sus seguidores; el grupo decide reunirse a hacer algunos shows y termina por grabar un segundo disco, también homónimo, que pese a las altas expectativas que podrían haberle pesado en su contra, no decepcionó a la crítica ni al público obteniendo un consenso bastante positivo.

Tuvimos la oportunidad de conversar por vía telefónica con Nate Kinsella, bajista del grupo, respecto de la historia y el presente de esta gran banda, del proceso creativo de esta segunda producción discográfica, e incluso discutimos algo de política estadounidense tras el triunfo de Donald Trump. Finalmente, hablamos de las posibilidades de un tour por esta parte del continente. A continuación, sus respuestas a nuestro cuestionario.

¿Cómo ha sido la experiencia de tocar junto a tus primos Mike y Tim en diversos proyectos musicales, además de American Football, como Owen y Joan Of Arc?
Creo que ha sido genial. He sido muy afortunado de ser parte de una familia en la cual algunos tenemos tanto en común. Porque por una parte somos muy buenos amigos y por otra, podemos trabajar juntos en proyectos creativos y desarrollar también un vínculo artístico. En cuanto al resto de la familia, mi padre toca el piano y canta; y si bien en mi casa no crecimos estudiando ni haciendo música desde chicos, yo me interesé mucho en ese tema porque mi hermana mayor siempre estaba escuchando bandas copadas, así que le debo eso. Y después sucedió que, no sé por qué, pero esta generación de nuestra familia terminó años después interesada en el mismo tipo de música y nos organizamos de una forma muy fluida para crear juntos.

Comprendo, no siempre se tiene tanto en común con algunos parientes, más allá de las rutinas familiares, y ahora, respecto de este nuevo álbum de American Football, ¿cómo te sentiste durante el proceso de grabación y cuáles son tus momentos o aspectos favoritos del mismo?
Creo que la grabación suena muy bien. Las canciones me parecen bastante concisas, siento que cada una tiene su propia personalidad y entonces es eso lo que me hace considerarlo un álbum de mucha calidad: porque cada pieza tiene fuerza por sí misma y logra decir algo. Hay muchos momentos de este nuevo disco que me encantan, por ejemplo: “Home Is Where The Haunt Is” es una canción que resultó genial. Me sorprendí mucho al escucharla terminada y sentir que es tan sólida. Luego también fue bastante divertido incluir un vibráfono en este álbum. No es un instrumento que tradicionalmente haya hecho parte de la banda en vivo ni en el estudio, así que eso demuestra que estuvimos bastante abiertos a experimentar en el proceso de escritura del nuevo material y no dejarnos amarrar por el pasado de lo que banda había sido hasta ahora, sino mantenernos más atentos a lo que es actualmente. Definitivamente, siento que nos atrevimos a nuevas estructuras e instrumentos para crear este disco.

Genial, creo que se nota esa evolución luego de tantos años de ausencia en la escena. Y ahora te quería preguntar respecto de los álbumes de culto en tu vida, porque para muchos el primer disco de American Football es hoy uno de ellos, ¿cuál podrías decir que es uno esencial para ti, por más de que no haya logrado una gran fama a nivel mundial?
Realmente me gusta esta banda de los ’80s que se llama Talk Talk. Creo que No Doubt hizo un cover de una de sus canciones hace unos años… No recuerdo el nombre…

Sí, Gwen y compañía versionaron “It’s My Life”, a mí me pareció un cover genial.
¡Excto, sí, estuvo muy bueno! Y resulta que después de que Talk Talk hizo todas esas canciones electropop con sintetizadores durante los 80s; hizo un par de discos mucho más experimentales que son increíblemente hermosos, influenciados por el jazz incluso, sin un solo instrumento electrónico involucrado. Uno de los álbumes se llama Color Of Spring y el otro Laughing Stock. Ese último probablemente sea mi favorito. También, hace un tiempo D’Angelo publicó Black Messiah y ese es el disco que más recientemente me ha atrapado. Lo escuché mil veces y me encanta cómo es tan groovy de una forma tan extraña. Así que esos serían probablemente algunos álbumes de culto para mí.

Genial. Y en lo referente a las etiquetas que la prensa y los seguidores han usado para identificar a American Football durante estos años, ¿cómo te sientes acerca de que los consideren como precursores del emo rock? En todo caso, es curioso que a pesar de ello también se respete mucho a la banda a pesar de que el género emo no suele tener una acogida positiva entre los amantes de lo indie. ¿Cómo manejan ustedes esa etiqueta?
Bueno, esa es una buena pregunta. Si bien estoy al tanto de que, como bien mencionaste, ser catalogado con esa etiqueta puede hacerte parecer algo tonto en cierta medida… Tampoco depende de nosotros la manera en cómo otros perciben y clasifican nuestra propuesta. Así que simplemente lo aceptamos como cualquier otra opinión más y no le damos mucha importancia. Por otra parte, todos estamos bastante felices de hacer parte de una banda que ha sido aclamada como influyente para otros artistas. Ese es un logro que no sucede tan seguido, y por ello nos sentimos halagados de que nos pase. En todo caso, cuando un compañero de trabajo o un conocido se entera de que toco en una banda y me pregunta qué tipo de música hacemos, no suelo contestar “emo”; le digo que es indie rock. Tal vez nunca lo pensé mucho antes, pero seguro que en mi cabeza hay una parte de mí que se avergüenza del término “emo” porque si bien es una escena con la que tuve contacto hace muchos años, actualmente no podría siquiera mencionar las bandas que están en ella porque sencillamente no las escucho. Entonces admito que puede ser bastante raro que te posicionen tan cercano a un asunto del cual realmente estás tan alejado.

Me imagino, de cualquier forma, ustedes han logrado algo que va más allá de un género y eso tal vez los hizo trascender tanto. Quisiera salir un poco de lo musical con la siguiente pregunta, porque me parece casi obligada al tratarse de algo importante que sucedió hace apenas unos días ¿Cómo te ha tomado como ciudadano estadounidense la elección de Donald Trump como presidente?
Bueno, ha sido difícil de aceptar. Pienso que es muy vergonzoso y acá en donde vivo, en la ciudad de Nueva York, puedes verlo en las caras de la mayoría de habitantes, estamos todos bastante afectados por ello. Y así, a lo largo del país también hay muchos más que están en shock por el hecho de que tantas otras personas en esta nación hayan decidido apoyar a este tipo que realmente es un maniático en tantos aspectos. Así que sin duda, tenemos una gran incertidumbre, sobretodo en un lugar como Nueva York que es como una gran comunidad de inmigrantes. Al día siguiente de las elecciones, cuando iba viajando en el tren se podía percibir todo eso en el ambiente. Tememos el comienzo de otra gran guerra, medidas arbitrarias o alguna crisis más. Es terrible. También esta mañana me desperté y pensé en que mi esposa está embarazada y no puedo creer que el primer presidente que tendrá el país en que nacerá nuestro hijo será Trump. Es una locura. Nosotros nacimos cuando Reagan era presidente y pienso que lo de ahora es mucho peor, llegamos a algo que cualquiera hubiese considerado improbable y catastrófico.

Por supuesto, estamos todos bastante conmocionados con esto. ¿Y cómo ves el tema de la participación o activismo político de artistas a favor de ciertas causas o personajes políticos? Porque hace poco vimos por ejemplo, a Beyoncé, Jay Z y Kathleen Hanna, entre otros apoyar a Hillary en su campaña. ¿Te parece bien mezclar música y política en algunos casos?
Sí, a mí me parece que está bien que algunos artistas opinen o incluso participen de eventos y campañas en las que creen realmente. De hecho me parece genial que usen su voz para alentar algunas causas y para inspirar a otros. Además de que es un derecho constitucional el expresarse de esa forma. Luego la decisión de mezclar música y luchas políticas depende de cada cual y seguro que ganarás algunos detractores al hacerlo, pero es el riesgo que corrés y tenés que respetar también la opinión de quienes piensan de otro modo.

Foto: Shervin Lainez
Foto: Shervin Lainez

Y volviendo a lo musical, ¿tenés pensado lanzar material nuevo con tu proyecto solista Birthmark o alguna de las otras bandas en que participas?
Con mis otras propuestas no tengo planeado sacar nuevo material por ahora. Aunque Mike y yo hemos empezado un nuevo proyecto junto a Jason Cupp, quien produjo este reciente disco de American Football, pero aún no sabemos a dónde nos llevará eventualmente. Ese sería el asunto con el cual existen más posibilidades de que publique algo en 2017. De verdad creo que con el embarazo de mi esposa, ese año estaré principalmente bastante dedicado a la paternidad (Risas).

Por supuesto, seguro que tendrás otras prioridades para ese año. En todo caso, no puedo dejar de preguntarte si han considerado venir a tocar en Sudamérica porque tengo entendido que no lo han hecho aún. ¿Conoces algo de esta región? ¿Podrías adelantarnos si tienen algún plan de visitar alguno de estos países pronto?
Es cierto que no hemos tocado allí todavía. Pasé cierto tiempo en Ecuador, un par de semanas en las que visité a mi esposa mientras vivía allí por unos meses. La pasamos muy bien. Luego ella estuvo otro tiempo en Brasil y yo no pude ir a conocer pero realmente amo la música brasilera (Risas). La verdad es que tenemos muchas ganas de armar una gira por ciudades de Sudamérica pero una de las razones que nos ha frenado es la preocupación por la epidemia del virus Zika. ¿Creés que debería alarmarnos tanto ese tema?

Bueno, la verdad es que acá el Zika si bien está presente en algunas zonas tropicales, tampoco es la epidemia mortal y grave que quizá muestran los medios norteamericanos. Creo que no es un motivo realmente poderoso como para justificar no venir a esta parte del mundo. Así que te recomendaría que vuelvan a considerarlo (Risas)
Gracias. Eso quería saber justamente porque acá en Estados Unidos suele pasar eso con las noticias: solo escuchamos cosas terribles, tal vez tenga que ver con todo esto del miedo y las campañas electorales. Es una lástima que la información pase por esos procesos de manipulación. Pero la realidad es que nos morimos de ganas por ir a tocar allá.

Foto principal: Shervin Lainez