angie foster

La joven compositora, cantante y guitarrista porteña Angie Foster, presenta su tercer trabajo discográfico solista: Vuelo en el agua. Compuesto por 12 canciones montadas en un universo propio, nos invita a un recorrido por paisajes acuáticos, de plena naturaleza y mutación, en los que los procesos personales más profundos toman forma musical y son compartidos.

Con producción musical a cargo de Martín Bosa y de la propia Angie, Vuelo en el agua es un trabajo con fuerte impronta cancionística, en el que el rap y las melodías sutiles y minimalistas emergen y flotan, para volver a sumergirse hasta otra canción. El disco -grabado entre febrero y octubre del año recién pasado- será lanzado el martes 27 de mayo en Café Vinilo (Gorriti 3780) y por ahora puede conseguirse en Mercurio Disquería o en su Bandcamp.

Entre los preparativos del show, la cantautora de 32 años habló con IndieHoy:

¿Qué es lo nuevo que hay en Vuelo en el agua que lo diferencia de tus trabajos anteriores?
Un lugar claro y definido desde donde me construyo, un piso firme. En este disco estuve en cada parte del proceso… Sé por qué se creó lo que se creó… todo tiene una coherencia, que tiene que ver con una evolución artística y personal, con que sé lo que quiero, y cómo lo quiero, y fui hacia eso, nutriéndome de los esenciales aportes de las talentosas personas que me acompañaron en esto, claro.

¿Cómo definirías tu música?
Como un encuentro de música y palabra en donde la pulsión del ser quiere expresarse y comunicar.

¿Cuáles son tus principales influencias musicales y artísticas en general?
Me gusta mucho el folclore, la bossa nova, el jazz, el soul, algunos artistas populares nacionales, y cantautores contemporáneos a mí…

Sabemos que el 27 de mayo lanzas tu disco en Café Vinilo, ¿cuáles son las expectativas que tienes con el disco?
Trato de no tener expectativas, sino soltar todo y trabajar desapegadamente. Quiero que las canciones circulen, generen movimiento. Quiero tocar mucho, y que haya un intercambio, un encuentro… Pero no es una expectativa, sino un deseo.