“Creo musica y arte porque lo necesito” irrumpe el post de Jennifer Clavin anunciando el nuevo proyecto de su banda Bleached: Can You Deal? Música, para Clavin, es una herramienta para expresarse, unir, reconciliar y conectar. Entiende también que es la mejor plataforma en la que puede empoderar su voz. Uniéndose a las quejas universales que mujeres por adentro y fuera del arte continúan pregonando en un mundo que las oprime por el acto arbitrario de haber nacido con ciertos órganos sexuales y no otros, Clavin se moviliza en su manera, para visibilizar eso que todos los que nos embanderamos en la causa nos preguntamos: “no puedo creer que siga protestando por esto en 2017”.

Clavin, por su parte, está harta de que la gente reduzca su expresión artística a una categoría de género, un hábito tristemente internalizado que se materializa cada vez que impunemente le preguntan “qué se siente tocar en una banda de chicas” (como si el inverso hubiera existido alguna vez en la historia). Preguntas sobre su vida personal o su experiencia siendo “una chica haciendo rock” opacan el trato que su obra merece en sí misma. Hablemos más de discos y elecciones estéticas, Bleached hace mucho que da para eso.

Can You Deal? ¿Podés lidiar con mujeres haciendo rock en 2017? Es la pregunta que eleva la magia del nuevo EP de Bleached, que lleva ese mismo nombre y es tan contundente, atrapante y pulido como el trabajo anterior de la banda. Can You Deal? es también el nombre del fanzine en el que Clavin compiló las quejas, experiencias, testimonios, ensayos, historias y arte de sus colegas músicas en este mundo reacio a aceptar equidad de género en términos de competencia cultural. Grimes lo dijo una y mil veces.

Encuentran voz en el Can You Deal? zine artistas como Julien Baker, Sadie Dupuis (Speedy Ortiz), EMA, Alice Glass, Hinds, Ali Koehler (Upset, Vivian Girls), Kate Nash, Liz Phair, Tegan Quin (Tegan and Sara), Patty Schemel (Upset, Hole), Bethany Cosentino (Best Coast), Suzi Gardner y Donita Sparks (L7), y otras decenas de participantes. Las donaciones van directamente a Plannet Parenthood y la tirada inicial se vendió completamente en 4 días (ahora fue expandida).

En el medio de toda esta exaltante movilización, tuve la oportunidad de hablar con Jennifer y compartir sus honestas consideraciones sobre el empoderamiento femenino a través de la música, cómo combatir un ambiente cultural opresor y generar concientización sobre lo que a uno como mujer le afecta y, fundamentalmente, le duele, aún hoy, sea donde sea. También hablamos de discos de Bleached, claro.

Empiezo a hablar en negritas. Comparto con Jennifer la lealtad que siento hacia Bleached desde el primer disco (amor por siempre en el programa de radio La Casa Amarilla) y le pregunto si es algo que le pasa seguido, esto de toparse con gente de Sudamérica que banca los trapos desde el principio de los tiempos…
No nos pasa mucho encontrar a alguien que nos diga que nos sigue desde el primer disco, o sea, muuuuy de vez en cuando. Creo que es un disco al que no mucha gente tuvo acceso, es medio raro. Así que, ¡me encanta escuchar eso!

Sé que se supone que tenemos que hablar del nuevo EP y del fanzine pero… ¿podemos hablar un toque de Welcome The Worms (2016, Dead Oceans)? Me parece un disco importantísimo en la carrera de la banda.
Sí, ¡claro!

El año pasado lo reseñé y una de las cosas que más admiré sobre él fue como elevaron su paleta de sonidos a algo más complejo y pulido pero que se siente igualmente sincero a Bleached. Se sintió como un proyecto ambicioso que derribaba cualquier tipo de categoría en la que se hubiera podido encasillar a la banda antes.
¡Sí, gracias por decir eso! Lo que pasó fue que empezamos a laburar con Joe Chiccarelli y siento que él verdaderamente entendió la dirección en la que queríamos ir con la banda. Él básicamente nos decía, “no importa lo oscuros o tenebrosos que parezcan los sonidos, las canciones van a quedar bien porque de por sí son alegres y resaltan”. Entonces agarrábamos estas canciones súper alegres pero les oscurecíamos el sonidos de la guitarra, le poníamos el bajo más pesado, la batería más fuerte, pero igual resaltaban porque las melodías eran alegres y seguían estando ahí. Realmente nos conectamos con él desde el comienzo y laburamos muy bien juntos. Además pudimos grabar en Sunset Sounds y eso fue increíble. Creo que fue ahí grabando nuestro disco en este inmenso estudio y con tan copado productor cuando nos dimos cuenta que somos buenas músicas, que merecíamos estar ahí, y empezamos a tomar el proyecto más seriamente.

Realmente se siente así, este giro estético, siguen siendo esas canciones divertidas y atractivas bien Bleached, pero encontraron una nueva complejidad, son más profundas.
Totalmente.

Por otro lado quería preguntarte… sé que este disco fue muy personal para vos. Entonces me llama la atención que en vez de reservarse y ser algo más íntimo es a la vez el disco más ambicioso de la banda, el que expande su sonido a audiencias más grandes… ¿lo pensaste así?
¡Sí, exactamente! Estaba pasando por un momento muy duro en mi vida y de un modo extraño eso me inspiraba a escribir. Sentí que si yo estaba realmente adentro mío y lo que me pasaba iba a lograr conectar con otra gente que a través de las canciones pudieran identificarse con ese sentir… y eso es exactamente lo que pasó… gente se acercó y me dijo “ey realmente siento que entendes qué me pasa, qué es lo que estoy sintiendo” y yo les digo que solamente estoy siendo honesta conmigo misma y lo que pasa adentro mío. Creo que eso es lo que termina creando el impacto con la gente, que sienten la honestidad en lo que estás haciendo y pueden identificarse con eso.

Claro, exactamente. ¿Además sabés que siento con este disco? Que puedo usarlo en diferentes momentos/estados anímicos de mi vida. Como que quizás el primero es bastante soundtrack de verano y pasarla bien, pero este se adapta a más situaciones.
Sí, es re así. Y me parece genial, hay todo un crecimiento que tiene mucho que ver también con lo que yo busco cuando escucho música. En mis bandas anteriores no le prestaba atención a las letras, no me importaba, eran más como en tono de burla o humor. Pero en Bleached, me di cuenta que tenía una plataforma para expresarme y decir lo que yo quisiera que la gente de hecho iba a escuchar, entonces sentí que tenía que tomarme mi tiempo y escribir cosas significativas. Y hoy mirando atrás me encanta haberlo hecho, porque me encuentro con gente como vos que me demuestra el impacto que puede tener nuestra música y sigue siendo increíble.

Pasando a la excusa principal de nuestro intercambio comunicativo… me encanta el nuevo EP (Can You Deal, 2017, Dead Oceans), sigue en la estética del disco anterior, pero tiene una urgencia expresiva apabullante. Me pregunto si logró escaparle a las infames preguntas de las que te quejabas en el post del fanzine [¿qué se siente estar delante de una banda de chicas, que se siente ser una mujer en el rock, y todos los miles etcéteras]…
Creo que desde que escribí eso cada vez que hablé del tema fue enormemente productivo. De hecho, en una de las ultimas notas que hice una chica me dice: “yo preguntaba eso re seguido, ahora ya no lo hago” y después un pibe me dijo lo mismo. Entonces me pareció muy positivo sentir que solamente tenés que mostrar el límite y la gente lo va a respetar. Siento que la publicación y el EP hicieron eso.

Es jodido igual, pensar que estamos en el 2017 y todavía tenés que estar concientizando a la gente para que no reduzca tu expresión artística a una categoría de género.
Posta. 2017. Lo que pienso es que tal vez veníamos ignorándolo, pensando que se iba a ir solo, y evidentemente eso no va a pasar, a mí me vienen preguntando estas cosas desde que era una adolescente y tenía mi primer banda punk. Siento que esta concientización es un primer paso en cambiar las cosas. Por ahora lo que siento es eso, que la gente que se dio cuenta quiere cambiar.

Me encanta la manera en la que encaraste esta protesta social… un fanzine uniendo quejas identitarias de música y género. ¿Cómo reaccionaron las personas a las que inicialmente contactaste con la idea?
Al principio estaba muy nerviosa, no estaba muy segura de cómo otras mujeres músicas se sentían con este tema, pero me animé y primero mandé un mensaje a un grupo de gente, explicando qué estaba sintiendo y qué quería hacer y la mayoría respondió instantáneamente diciendo cosas como “esto es algo que me afecta hace mucho tiempo, qué bueno que vas a tomar acción” o “me encanta la idea, también me siento así” … Todo ese feedback positivo después se transmitió en fuerza para hacerlo. Después, más gente me contactaba para formar parte del proyecto y se hizo mucho más grande que lo que imaginé.

Me llama la atención la elección del formato zine…
Creo que porque cuando empecé a ir a shows de bandas punk en mi adolescencia siempre coleccionaba zines, habían pilas y pilas de ellos en mi casa. Un mundo nuevo se abrió para mí en el momento en el que me topé con ellos. Hay una cosa muy mágica en gente auto-publicando cosas que quiere decir, o reclamos que quiere hacer, realmente me perdía en ellos. Por eso siento que naturalmente este proyecto terminó teniendo ese formato.

Creo que es un proyecto que debería sentirse grande. Las cosas que estas exponiendo para crear esta “concientización” no son nuevas, pero generan una excelente excusa para que la gente empiece a cuestionarlas y a realmente sacar afuera y pensar críticamente en todas las cuestiones relacionadas a música y género. Además la guita va a Planned Parenthood. Creo que es muy importante esto que estás haciendo.
Creo que no es más que animarse a tomar ese paso adelante y sacar afuera lo que te pasa. Es fácil para nosotras no tomar ese paso y esperar que las cosas se solucionen o fortalecerte para poder lidiar con ellas… pero, si tenés una voz y podés usarla, deberías hacerlo. Obvio que da miedo, pero que no te asuste usar tu voz porque expresándote sobre cosas que te duelen o te molestan, de cualquier manera, siempre va a afectar a gente de una manera positiva. Siempre va a haber gente que odia lo que hacés y habla gilada pero si vos creés en vos, verdaderamente creés en vos, y estás haciendo esto buscando el bien, entonces la gente se va a dar cuenta y va a responder de esa manera. Además, uno lo hace de manera respetuosa, no les está imponiendo nada a nadie, decís, acá esta mi EP, acá está esta plataforma, el zine, la playlist de Spotify, de mujeres músicas exponiendo sus experiencias, contando sus historias.

Ya terminando… ¿Crees que la música en sí misma puede ser un medio para empoderar a la mujer?
¡Sí! ¡Claro! Tomá como ejemplo la canción “Can You Deal?”, es una canción con letras que hablan a muchas personas y las movilizan. Creo que la música es perfecta para lograr todo eso… dicen que es el lenguaje universal, entonces debería ser el lugar donde exista el mayor respeto, entendimiento, y progreso. El hecho de que sigamos tan retrasados en cosas tan básicas como roles de género es lo que demanda que se genere este tipo de concientización. Creo que si las mujeres siguen haciendo música y sabiendo que son lo suficientemente buenas para hacerlo entonces vamos a generar algo y las cosas van a empezar a cambiar.

Finalmente… ¿Qué consejos le darías a las mujeres que intentar buscar su lugar en un mundo que hacia ellas se muestra singularmente opresor y, así como vos, encuentran en la música un escudo identitario?
Entiendo que yo la tuve bastante más fácil que muchas mujeres por haber nacido en Los Ángeles… pero creo que esencialmente sería: creer en vos. Vos sabés cuándo algo no está bien, y no tenés que aguantarlo, hablá alto y sacá afuera qué es eso que te molesta o te duele. Sacá de tu vida a gente que te hace sentir que no sos lo suficientemente buena. Si te amás a vos misma, vas a saber cómo tratarte y cómo el resto de la gente debería tratarte. Si no se siente respetuoso, entonces salí de esa, seguí adelante, conocé nueva gente, cambiá la situación. No tenés por qué aguantar gente de mierda [bullshiters]. Y otra cosa que creo importante es… que no te de miedo cometer errores, porque es verdad que aprendemos de los errores. Creo que mucha gente se queda en el molde porque les da miedo cometer errores, pero no se dan cuenta que los errores son buenos, te hacen crecer.