El mundo del rock está lleno de injusticias, sobrevaloraciones y malos entendidos, y Argentina no está exenta de estos casos de incompatibilidad entre lo que se brinda y lo que se recibe. Un caso emblemático es La canción de los días, disco del songwriter local Gigio Gonzalez.

Sorprende que un trabajo como el que publicó Gigio en1998 haya tenido tan poca repercusión y no convirtiera a su creador en una figura reconocida y exitosa. Sorprende hasta que uno se sienta con Gigio a conversar, entonces ya se pueden sacar conclusiones y buscar responsables: la culpa es suya.

-El disco no tuvo sello ni difusión –recuerda Gigio mientras se acomoda en la barra del bar madrileño en el que acaba de tocar- y yo tampoco me moví mucho. Esperé que se mueva otro y ese tampoco se movió. Incluso antes de sacarlo vino Ricardo Mollo a un concierto y me dijo “pedime lo que quieras, me encanta lo que hacés” y yo quizás debería haberle pedido que me produzca o que me presente a alguien de su discográfica…

¿Y qué le pediste?

– Que viniera a tocar.

Mollo sumó su guitarra en tres de las dieciocho canciones del disco. Sergio Rotman, Erica García y Jorge Serrano también dejaron su aporte en unas grabaciones que tuvieron como base titular y (casi) inamovible al bajo de Martin Aloé y la batería de Fernando Ricciardi.

– Me prestaron un estudio y yo empecé a grabar con una portaestudio a lo loco y a sumar músicos.

Un salto al vacío como el de Andrés Calamaro en su época “camboyana”, pero sin Warner de red (ay, los detalles)

– Después hice Conciencia, un disco más corto, y me vine a España…

Gigio fue de un extremo al otro, si La cancion de los dias duraba cincuenta minutos repartidos en dieciocho canciones, para el siguiente grabó la mitad de los tracks, y estos sumaron apenas veinte minutos. Conciencia es un muy buen disco, con grandes temas como “Salvaje”,”Leona” y “El vino del desengaño”, aunque posiblemente no llegue al nivel de su antecesor.

¿Y en España?

– Empecé a tocar por los bares, solo con la guitarra, hasta que armé un trio con dos chicos de Mar del Plata y grabamos un disco.

Se juntó al bajista Martín Muollo y al baterista Mariano Quintana y, con la producción del ex Lions in Love Pablo Guadalupe, Gigio Trío –el disco- salió en 2009. En la grabación, el formato de guitarra, bajo y bateria volvió todo mas rockero, más pesado, aunque siguieron presentes los detalles de cuerdas y percusión y, por supuesto, las grandes canciones , como “El Murcielago” y “Brazil”, por nombrar solo dos.

– El trío sigue siendo mi banda –comenta- con ellos toco en vivo, pero para el último disco sumé a un montón de gente…

El disco al que hace referencia acaba de ser grabado aunque todavia no tenga edición oficial. Hay colaboraciones de –entre otros- Claudio Gabis, Felix Gutierrez, Martín Aloe y parte de Los Fabulosos Cadillacs. Se llama Gigio & Malasaña Bich. Gigio es él, Malasaña es el barrio de Madrid en el que fue grabado, y Bich es Bich, ni putas ni playas ni bichos… Bich.

– Y ya tengo como treinta temas nuevos para hacer otro disco, asegura

Las canciones de Gigio no tienen nada que envidiarle a las de músicos como Manuel Moretti, Palo Pandolfo o Andrés Calamaro. Es más, en Gonzalez parecen convivir los tres y vários mas. Puede pasar de los aires tangueros (“Linda margarita“, “Hasta el final“), a pop apto para multitudes (“Amapola“) al rock (“Ey!“) y al blues (“Árbol de matéria blus“) todo en un mismo disco o en un mismo show. Alguien debería hacerle elegir catorce entre inéditas y editadas, meterlo en un estudio, grabar y regrabar, y sacar un “Canciones”, o algo así (llamarlo “Grandes Éxitos” sería un chiste de mal gusto). Dale espacio en las radios, hacele un par de notas y durante 2013 Gigio vende a lo loco y llena donde toque. Palabra.

¿Qué planes tenés para el futuro?

– Me vuelvo a Buenos Aires a ver que pasa, ya tengo un par de fechas cerradas. Ojalá se vinieran conmigo los chicos con los que estoy acá, aunque allá tengo mucha gente: Dani Melingo, Hilda Lizarazu, los Dia D, Rotman…

Gigio se pone de pie, se acomoda el sombrero y agarra la guitarra antes de despedirse. En la puerta del bar un cartel anuncia el concierto que acaba de terminar y aclara: “justo antes de zarpar al nuevo mundo.” El nuevo mundo es Buenos Aires y Gigio está volviendo al pago para quedarse. Aterriza en Ezeiza en estos dias, a ver quien se aviva y lo pasa a buscar.

Gigio toca el 15 de diciembre en Niceto (junto a El Siempreterno) y el 22 de diciembre en Raw Club.

Fotos: Luciana Aldegani