Anticipando la esperada primer fecha de los ciclos Indie Hoy en Beatflow (Av. Córdoba 5509), me serví de la perfecta excusa para entrevistar a uno de sus protagonistas. A más de una década de su exquisito disco debut, pude indagar en el intrincado y enamorador sentir del letrista que ablanda huesos y corazones con criolla o beats electrónicos: Coiffeur. En esta, su primera entrevista con el medio, repasamos los logros de su más reciente trabajo Conquista de lo Inútil, respetamos el paso del tiempo y rendimos homenaje a una de sus más hermosas obras compositivas: No es.

Tres años después del imponente Conquista de lo Inútil, creo que la pregunta inminente es: ¿en qué andas laburando actualmente?
Actualmente me encuentro trabajando en el nuevo disco, que creo que va a terminar siendo bastante opuesto en varios aspectos a lo que fue Conquista de lo Inútil.

El giro compositivo, que asomaba en Nada y encuentra su pico en Conquista también parecía algo inminente. ¿Qué es lo que te motivó a encontrarle este renacer sonoro a tus melodías? ¿Sentís que de alguna manera escinde tu discografía o la articula de una manera más amplia?
Era un momento de muchas inquietudes y posibilidades. Desde lo corporal me sentía un poco anclado a la guitarra criolla, desde lo vocal también sentía algún tipo de atadura. Entonces fue un momento propicio, despuntado por la experiencia de Nada, para profundizar estas cuestiones. Así fue como dejé de lado la guitarra para componer y empecé a subirle unas octavas a la voz… y bueno, el resultado fue Conquista
Yo creo que es un disco que amplía el espectro. No creo que divida la obra ni genere un punto de inflexión. Más allá de los cambios que se suceden en cada disco creo que todos están emparentados. Son como distintos puntos de vista de un mismo objeto.

¿Cómo reaccionó inicialmente la gente al nuevo sonido? ¿Conquista te acercó a una nueva audiencia?
Creo que sí… es un disco que permitió que otras personas se acerquen al proyecto. Siempre existen los comentarios del tipo “volvé a tocar solo con la criolla” o “volvé a hacer discos como antes”, pero bueno, también hubo muchos comentarios de aceptación a estas estéticas. Creo que a la mayoría no se le hizo difícil. Me parece que en general no existe tanto prejuicio a la hora de escuchar música. Ya no somos tan fieles a los géneros y los estilos, o quizás sea más una expresión de deseo que una impresión.

¿Qué tal fue la recepción del álbum en las fechas internacionales que tuviste?
México fue uno de los lugares que más me sorprendió. Son muy receptivos y están verdaderamente predispuestos a hacer del recital un espacio de comunicación. Están predispuestos a ese diálogo.

Tu disco debut cumplió una década el año pasado. No Es las cumple este año… ¿Qué sentís sobre ellos hoy haciendo retrospectiva?
Son discos que les guardo respeto. Obviamente hay cuestiones estéticas con las que, ahora a la distancia, disiento, las resolvería de otra manera, pero creo que, más allá de eso, guardan un valor muy grande que tiene que ver con el hecho de cómo muchas personas lograron identificarse con los imaginarios representados en esos discos. Eso no es tan simple como parece.

Mirando reflexivamente hacia tu presente… ¿Qué aprendizaje te dejó el paso del tiempo?
Pensar menos, hacer más.

¿Cómo te encuentra el “hoy” como compositor? (¿el antes era diferente?)
Antes era más inconsciente. Con sus ventajas y sus desventajas. A medida que va pasando el tiempo uno adquiere más herramientas pero también te condicionás más, por lo que hiciste o lo que no. A mí me moviliza bastante todo lo que no me animo a hacer. Siempre en cada disco busco correr un poco esos límites que me autoimpongo. Sobre todo en aquellas cosas que me generan incomodidad.

¿Cómo se refleja el paso del tiempo en tu búsqueda de nuevas creaciones y experiencias?
No sé… la verdad que para mí hacer canciones y sobre todo escribir letras sigue siendo algo bastante parecido a un misterio. Uno arranca pensando que sabe cómo hacerlo, y en el medio te encontrás con que es todo un quilombo y tenés que encontrar la manera de hacer que todos esos elementos encuentren un “equilibrio”.

En pos de homenajear a No Es, (que confieso tener muy arraigado en mi corazón) en el año en el que tiene su décimo aniversario, tres pequeñas preguntas me vienen a la mente: ¿Cuál es tu canción favorita del disco?
Haga dudar” me gusta porque tiene sus vericuetos… me acuerdo que me costó bastante terminar de hacerla. La empecé a componer en la Isla del Sol, mientras hacía un viaje por Bolivia. Habíamos empezado a trabajar sobre los demos con Manza y cuando volví le dije “tengo dos canciones nuevas”. Eran “Haga Dudar” y “¡Que Mala Suerte!”. Fueron las ultimas en incorporarse a las “posibles”… y terminaron siendo las que abrieron y cerraron el disco.

¿Cuál es la que más disfrutás tocar en vivo?
Vuelvas a Casa” es un tema al que le tengo mucho aprecio y sigo disfrutando mucho de tocar en vivo.

¿Cuál creés que es la favorita de la gente?
Yo creo que “¡Que mala suerte!” es el tema de No es que más pegó. Aún hoy en día sigue siendo un tema que genera una cosa muy movilizante.

Terminando… ¿Cómo anticipás la fecha del jueves?
La fecha del jueves la anticipo en la sintonía de Conquista… que vengan sueltos de cuerpo para moverse y bailar. Coiffeur ahora baila… ¿quién lo hubiera dicho?

Coiffeur se presentará el jueves 14 de Julio junto a Francisca y los Exploradores en el primero de los ciclos mensuales de Indie Hoy en Beatflow (Av. Córdoba 5509, CABA). Más información. Evento en Facebook.