peces raros

La Plata es la cuna del arte, y es obvio que los músicos notan esa atmósfera en la ciudad. Si caminás por las calles, es muy probable que cada dos cuadras escuches a una banda distinta ensayando en alguna casa, departamento, sala de ensayo improvisada.

He escuchado muchísimas bandas locales desde que vine a vivir a La Plata, pero nunca ninguna me llamó tanto la atención como Peces Raros. Por eso ni bien tuve la oportunidad supe que tenía que entrevistarlos y mostrarle lo que hacen al mundo.

Arreglé con los chicos por Facebook para juntarnos en alguna parte, y eligieron por comodidad la casa de Benja, el baterista. Y allí fui, grabador y cuaderno en mano.

Cuando llegué al lugar de la entrevista, me recibieron con un abrazo afectuoso y familiar como si nos conociéramos de toda la vida. Una sensación parecida a la que te dejan sus canciones cada vez que las escuchás y las volvés a reproducir una y otra vez. El departamento de Benj, tiene una pared repleta de posters de la banda, y ahí es donde te das cuenta que estos chicos no solo aman lo que hacen si no que se están tomando las cosas muy en serio.

Nos sentamos en la mesa y me ponen en frente una bolsa de gomitas. Estos pibes, como su música, son el hogar.

Los Peces Raros son cuatro: Marco, Lucio, Gabi y Benja. Están juntos desde hace casi dos años. Cuando les pregunto como se conocieron, inmediatamente me dicen que por la facultad: Todos estudian Bellas Artes en la UNLP.

Benja me explica que prácticamente siguió a Marco a La Plata casi sin conocerlo: “Yo le dije a mis viejos que me venia a La Plata a estudiar pero realmente la idea era formar una banda y salir a jugarla, todos estábamos en la misma”. Lucio tenía una banda de Folk, que se disolvió cuando nacieron los Peces, y Gabi entró como quien dice “de onda”: a los chicos les faltaba un bajista y se ofreció a hacer una suplencia que terminó siendo una titularidad.

Lucio me cuenta que conoció a Benja por un cartel de “se busca baterista”, yo nunca creí que esas cosas funcionaran realmente y cuando se lo conté me respondió que el siempre había pensado lo mismo hasta ese momento: “Te juro que sí”, me dice, “Funciona!”

Gabi me responde por su parte que Lucio fue al primero que conoció: “Porque no le gustaba Spinetta”, me aclara, “Eso por favor anotalo”, agrega. El acusado se defiende diciéndome que cuando uno adquiere conocimientos, las cosas cambian. Y se nota, porque uno de los mejores covers de “Ana no duerme” lo hacen estos chicos.

Las canciones de mis amigos subacuaticos son, tal vez irónicamente, una bocanada de aire fresco. Las melodías de la guitarra te agarran por los hombros y te obligan a que los muevas a su ritmo, por su parte la batería te hace asentir con la cabeza, el bajo, es una palmadita en la espalda de confort y la voz, que te canta suave pero consistentemente frases como, “Yo nací para perderte como quien pierde la razón, como una hoja de otoño, como quien pierde el amor”, en Algo en vos es la frutilla del postre. Entre mis favoritas están Canción country, que le hace honor a su titulo y con una letra que nos identifica a todos en algún momento de nuestra vida,Lupus raye uno de los rock and rolles mejor ejecutados que he escuchado en mucho tiempo y No gracias, probablemente el himno por excelencia de la banda.

Las influencias de los Peces Raros se pasean desde Radiohead, The Beatles, Bob Dylan, hasta los Red Hot Chili Peppers y a la hora de escribir, Lucio me explica, “Depende lo que esté leyendo o lo que esté escuchando”, y Gabi agrega: “A veces es una distorsión de la realidad, como escribir un cuento”. Los chicos me cuentan que cuando componen tratan de agotar recursos y que aplican todo lo que aprenden en la facultad, lujos que se pueden dar al tener su propia sala de ensayo: “Ensayamos en una sala que armamos nosotros, la acustizamos, entonces podemos estar cinco horas ahí y probar todas las posibilidades que se te ocurran con una canción y esa libertad de ensayo es algo muy determinante en todas las canciones. Poder ensayar ahí sin limite es algo muy groso.”, cuenta Marco.

Hablando de proyecciones a futuro los chicos me dicen que tienen todo listo para sacar finalmente y después de muchísimo esfuerzo su primer disco, algo que definitivamente va a marcar un antes y un después en la banda, con respecto a sus expectativas, me comentan: “Nuestro ideal como banda es hacer lo que hacemos nosotros, respetándonos a nosotros mismos y poder crecer musicalmente y también crecer en un aspecto monetario pero no en el mal sentido, porque parece que fuera una mala palabra decir ‘crecer en un aspecto monetario’ tener la posibilidad de dedicarnos a esto en un 100% porque vos tenés que vivir de algo, y nosotros queremos estar las 24 horas con esto”.

peces-raros-2

El primer trabajo discográfico de los Peces Raros está pautado para fines de noviembre o principios de diciembre y por supuesto Indie Hoy estará allí a la orden del día, mientras tanto ellos aconsejan “Eso de no reproducir, no copiar, no vender, por favor no. Copialo, regalalo, pegalo en la pared y que lo agarre un desconocido. Lo que mas queremos es hacernos escuchar” Pero por ahora, podés disfrutar un pedacito del arte de estos chicos en su Soundcloud y por supuesto stalkearlos por Facebook hasta el cansancio.