En un evento que fue el primer acercamiento de la llamada madrina del punk con el público argentino en esta, su primera visita al país en 12 años, la legendaria artista se mostró abierta y afectuosa con los presentes, aceptando gustosa todas las preguntas de los periodistas.

La jornada se llevó a cabo en el séptimo piso del Centro Cultural Kirchner, justo en la sala intervenida por Guillermo Kutica  que cuenta con pinturas originales de David Lynch, y donde desde hace meses también se puede escuchar la voz grabada de Patti recitando relatos alusivos al concepto de esa enigmática sala.

La primera de las preguntas que se le hicieron a la artista no fue nada fácil de responder, puesto que tuvo que ver por el debate por la despenalización del aborto que por estos días se debatirá en el Congreso argentino, al respecto ella respondió que si bien “no hay una respuesta correcta ni equivocada” ante el dilema que se le presenta a una mujer con un embarazo no deseado, se trata justamente de una decisión muy personal, en la cual no deberíamos dejar que interfieran las creencias religiosas ni morales imperantes en la sociedad. “La decisión de abortar es algo que cada una, de todas formas, recordará toda su vida. Al igual que la decisión de ser madre”, comentó la cantante y poeta norteamericana.  También contó cómo tuvo amigas que, durante su adolescencia y juventud, murieron a causa de abortos clandestinos y mal practicados. Se mostró entonces abiertamente a favor de la libre elección de las gestantes.

Foto: Victoria Mourelle

Más adelante le preguntaron acerca de literatura latinoamericana y ella reafirmó su amor por la obra de escritores como el chileno Roberto Bolaño. Cuando le pidieron argumentos acerca de por qué considera que 2.666 es la primera obra maestra literaria del siglo XXI, ella comentó que no solo es un libro con una infinita imaginación y habilidad narrativa, sino que también ofrece una mordaz crítica social: “Reto a cualquiera a que muestre un libro más genial que ese”, sentenció convencida.  Luego también destacó la inventiva del argentino Cesar Airá y confesó que le ha recomendado obras de aquel autor a varios de sus más cercanos amigos.

Cuando en el salón le cuestionaron acerca de lo que la motivaba a crear, ella mencionó que siempre era su motor siempre fue su amor por la vida y su curiosidad, sus ganas de revolucionar el mundo. Mientras que al respecto de la “decisión” de ser artista, menciona que tal cosa nunca existió puesto que ella simplemente nunca tuvo opción, no puede dedicarse a otra cosa: “Este es el complejo don que la vida me otorgó”.

Como era de esperarse, no faltó tampoco la pregunta acerca del tema de los acosos sexuales que se han destapado durante estos últimos meses con la campaña de #metoo, entonces ella contó cómo una tarde se sentó con sus músicos y les consultó acerca de si tenían arrepentimientos acerca del modo en cómo se comportaron con sus seguidoras durante su juventud, llegó entonces con ellos al consenso de que por más locuras que puedas cometer en medio del mundo del arte, nada justifica el violentar a otra persona para accederla sexualmente. Luego recalcó que este tema “no se trata de una preocupación feminista, sino humana”.

De cualquier forma, Smith reconoció que el estilo de ella y su banda nunca estuvo orientado a reforzar la difundida mitología de sexo, drogas y rock & roll. Si bien un par de veces fumó marihuana y tuvo una juventud bastante liberal, nunca llegó a entregarse a aquel estilo de vida de forma desenfrenada.

La maternidad, en cambio, resultó ser un aspecto crucial para ella, puesto que confesó que aunque nunca había planeado mucho el llegar a tener hijos, cuando este hecho sucedió la hizo más fuerte y la obligó incluso a ser más disciplinada como artista. Además, respectó de su vida personal, contó cómo debió aprender a comunicarse con su esposo y pedirle espacio para poder crear: “Se necesita fortaleza para pedir, tanto como para dar”. Resaltó entonces la importancia de la comunicación en las relaciones humanas “No basta con protestar simplemente, hay que escuchar al otro. La comunicación es la vía para evolucionar”, fueron sus palabras de cierre respecto de aquel tema, y dice que no solo aplica para la convivencia marital, sino también para el caso de los procesos de cambio colectivo y luchas sociales.

Foto: Victoria Mourelle

Alguien después le consultó acerca de la biografía no autorizada acerca de su vida, publicada hace unos años por Victor Bockris, y ella señaló con firmeza que dicho libro no solo no es verídico, sino que está plagado de mentiras e inclusive de palabras hirientes. “Nunca leo biografías de personas vivas no autorizadas, generalmente las escriben personas que quieren lucrar a expensas de la reputación de otras”, mencionó acerca de esa situación que considera abusiva y oportunista.

Minutos más tarde, le indagaron acerca de por qué escribe, y ella aprovechó para leer un aparte de su libro Devotion, que uno de los asistentes había casualmente llevado consigo. Patti entonces declamó un par de párrafos poéticos disertando acerca del tema, para cerrar comentando: “Escribo porque no podemos simplemente vivir”.

La cantante de cabello gris y enmarañado aprovechó para recordarnos que el dinero y la fama no son suficientes para un artista verdadero. Recordó entonces al célebre poeta William Blake, que murió en la pobreza, y procedió a tocar con su guitarra criolla “My Blankean Year”, canción dedicada a su memoria.

Foto: Victoria Mourelle

Aconteció así uno de los momentos más mágicos, emotivos e inesperados de aquella conferencia de prensa. Acto seguido, la artista dedicó unas palabras a tratar de explicar la importancia del lenguaje poético en su vida, porque si bien mencionó que nunca logra entenderlo del todo, sabe que la cambió para siempre desde muy chica. Asimismo, quiso destacar lo importante que es la poesía en la música desde el aporte de figuras como Bob Dylan: “La poesía es hoy en día un componente importante de las creaciones musicales”.

Por último, se tomó un minuto para hablarnos de la situación actual de su país bajo una presidencia como la de Donald Trump. Transmitió sus preocupaciones acerca de la falta de regulación de la tenencia de armas y del maltrato a los inmigrantes. Pero más que nada, recalcó que es crucial que se tomen acciones para proteger al planeta de la devastación medioambiental que está siendo llevada a cabo a cargo de corporaciones.

Confesó con orgullo que su hija preside una fundación ambientalista y que, de cualquier modo y a pesar de todo, la juventud es la fuerza más grande de que existe en los Estados Unidos, según ella, los estudiantes se están levantando para dar la pelea por su futuro y tenemos que apoyar a estas nuevas generaciones en vez de solamente atacarlas con críticas por su dependencia tecnológica. Tomó otro instante para agradecer a los periodistas y fotógrafos por darle visibilidad a los asuntos de los que vale la pena hablar, incluso cuando quienes están en el poder lo consideran inconveniente.

A manera de despedida, dejó esta frase, que pronunció con un halo de matriarca llena de amor:

“No se den por vencidos. Es un mundo duro, pero la vida es hermosa”.

Foto: Victoria Mourelle